martes, 9 de noviembre de 2010

OTRO MASON QUE SE VA AL INFIERNO: EMILIO EDUARDO MASSERA


No hace tanto se producía la muerte del masón Néstor Carlos Kirchner, ex presidente de la Nación de 2003 a 2007, y ayer, lunes 8 de noviembre de 2010, moría otro ‘hermano’ de la criminal masonería, el ex almirante Emilio Eduardo Massera, cerebro y hombre político de la junta militar liberal que presidió el país entre 1976 y 1981.

A partir de este hecho, se sepultan varios episodios escabrosos de los últimos 35 o 40 años de la historia argentina, porque Massera no fue solamente un hombre de la Armada sino un eminente personaje que sirvió a los intereses más siniestros del poder mundial, como ser: el vaciamiento de las empresas estatales en los años 70, el achicamiento y desmejora del Estado Nacional, el empobrecimiento paulatino de la clase media, el daño moral de los cuadros de las FF.AA. (en especial de la Armada), el pacto infame con subversivos marxistas terroristas en Europa, el asesinato de dirigentes honestos del sindicalismo peronista, etc., etc., etc.


Muchos como Miriam Lewin, Rafael Bielsa o Nilda Celia Garré, que ocuparon en estos últimos años puestos gubernamentales, deben su existencia a Emilio Eduardo Massera, y podemos citar datos concretos de que esto fue así.

Detenida promediando 1977 por un Grupo de Tareas de la Fuerza Aérea, Miriam “Peny” Lewin queda súbitamente ‘protegida’ por las fuerzas militares, siendo trasladada a la órbita del GT 3 (Grupo de Tareas 3) de la Armada Argentina. Bajo las órdenes de Emilio Eduardo Massera, la hebrea Lewin hace su primer acto de colaboración: entrega a dos delincuentes de la Organización Montoneros, su pareja Juan Eduardo Estévez (nombre de guerra “Beto”) y a Patricia Palazuelos (nombre de guerra “Gabi”). Ante el peligro que corría su vida por su nuevo rol colaboracionista, la Armada Argentina le pone custodia a la casa de la familia de Lewin. Años más tarde, vemos que Miriam Liliana Lewin trabajaba para el proyecto político de Massera, en el PDS (Partido para la Democracia Social).

En 1977 también era secuestrado y detenido Rafael Antonio Bielsa, junto con otros militantes de Montoneros, el mismo que por el 2003 fuera designado Canciller de la Nación por Néstor Kirchner. Misteriosamente, Bielsa sale en libertad a los 60 días, más o menos, de haber sido apresado, no corriendo la misma suerte sus compañeros de la Organización Montoneros que hoy, dicho sea de paso, están desaparecidos. Recuérdese que a los cuadros de Montoneros los detenían los Grupos de Tareas de la Armada Argentina de Massera. Si uno observa el Currículum Vitae de Rafael Bielsa, notará que obtuvo su título de abogado el día 22 de diciembre de 1978, expedido por la Universidad Nacional de Rosario… ¿Cómo hizo para recibirse luego de haber sido detenido y supuestamente torturado? ¿Colaboró Bielsa? En fin.

Nilda Garré también recibió el amparo y protección de Emilio Eduardo Massera, por eso sobrevivió a la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada). No es de extrañar, por otra parte, el coqueteo de la actual Ministro de Defensa del kirchnerismo con los gobiernos de facto que aparecieron en escena desde 1968 y hasta 1983. Redundar sobre el tema, que merece un posteo solamente dedicado para ese propósito, sería largo y tedioso.


VIAJES A COLONIA MIENTRAS ESTABA “DETENIDO”

Una fuente de alta confianza que lo conoció el “Negro” Massera nos contaba cierta vez que cuando el masón Raúl Ricardo Alfonsín lo detuvo tras el juicio a las juntas militares en 1985, el ex almirante tenía tanta impunidad que todos los fines de semana se hacía una escapada a la ciudad de Colonia, República Oriental del Uruguay... Eso sí, para no levantar sospechas, regresaba al país antes de las primeras horas de los días lunes. ¿Esto no lo sabía Raúl Alfonsín o la “Justicia” de entonces?

Con la fortuna que amasó –y robó- cuando estuvo en la cúspide del poder público, Emilio Eduardo Massera llegó a tener una flota de embarcaciones que usaba para la exportación de productos. Aunque nadie lo dijo en su momento, recordemos un episodio donde tuvo una participación discreta pero importante.

Corrían los primeros días de enero de 1990 cuando se detecta que el famoso Meteorito del Chaco, que pesa 37 toneladas (el segundo más grande del mundo hallado hasta el día de hoy), estaba a punto de ser robado y llevado a un coleccionista de Estados Unidos, de nombre Robert Haag. Una denuncia oportuna impidió que dicha pieza espacial sea sacada del país. En el caso estuvieron implicados funcionarios de la provincia del Chaco y numerosas personas independientes que iban a recibir parte de las comisiones por el robo, y al nombrado Robert Haag lo detuvieron por cerca de 20 días en una comisaría chaqueña. ¿Quién iba a ser el encargado de transportar para los Estados Unidos el meteorito de 37 toneladas? ¡Sí, adivinaron! La empresa de transporte fluvial del delincuente traidor Emilio Eduardo Massera…


EAM ’78, UNA ESTAFA COLOSAL

Recordemos un último dato para entender la magnitud del pillaje cometido por el recién fallecido Massera mientras fue parte del desalmado Proceso de Reorganización Nacional que entregó el país al poder plutocrático internacional.

En 1972 ya se hablaba de organizar el Mundial de Fútbol de 1978 en nuestro país, hecho que quedó plasmado mientras gobernaba ilegítimamente la Junta Militar que se hizo con el poder en marzo de 1976. Para ello, los militares decidieron crear un organismo que se encargue de “manejar” y “controlar” las finanzas que se invertirían para su realización. Y así nace el EAM ’78 (Ente Autárquico Mundial ’78), acaso una de las más fenomenales estafas que pagó, por supuesto, el pueblo argentino.

Veamos el siguiente resumen extraído de la obra “Mundial 78: La Dictadura del balón”, de Ignasi Noguer Vivas, donde se detalla la trama que derivó en este despilfarro que tuvo como uno de sus máximos protagonistas a Emilio Eduardo Massera, con asesinato de por medio incluido:


“El Mundial costará sólo 70 millones de dólares”, le dijo Massera a Videla en la primera reunión de la Junta de Comandantes. La respuesta de Videla fue tajante: “aunque cueste 100 millones no hay problemas”. Y para gestionar los gastos del Mundial se creó el EAM 78. Como ya se ha indicado antes, el primer presidente del EAM 78, Omar Actis, no estaba por la labor de realizar grandes inversiones y se enfrentó directamente a Carlos Alberto Lacoste [almirante]. Asesinado Actis, su sustituto en el cargo, Antonio Merlo, actuó de manera comparsa, pues fue Lacoste quien movió todos los hilos en las decisiones del EAM 78, especialmente en las económicas. El proyecto de Lacoste, y por consiguiente el de su valedor Massera, era el de organizar un Mundial faraónico que mostrara al mundo la enorme capacidad de Argentina. Además, también se quería ofrecer la imagen de un país en paz y armonía entre sus habitantes. Una vez que Lacoste empezó a controlar el EAM 78, “los costos comenzaron a trepar de modo inaudito, hasta alcanzar los 520 millones de dólares”. Este dato es aproximado, pues al día de hoy todavía se desconoce exactamente cuánto dinero le costó al pueblo argentino la organización del Campeonato de Fútbol. Mientras algunos autores hablan de algo más de 500 millones de dólares, otros, como el periodista argentino Ariel Scher, acercan la cifra a los 700 millones. Aún y así, la gran mayoría coincide en afirmar que “los datos son imprecisos”.

EAM 78 jamás presentó un balance final. Los número que se barajan son más escalofriantes, si cabe, si se comparan con el coste total del siguiente Mundial (que habitualmente suele ser más caro que el anterior), en los que España invirtió cerca de 120 millones de dólares”.


Ahora que se fue al “Oriente Eterno”, donde también se hallan Néstor Carlos Kirchner, Raúl Ricardo Alfonsín, Simón Lázara y el ex general Suárez Mason, ¿se encontrará Emilio Eduardo Massera con Elena Holmberg, la funcionaria argentina de la embajada en París que fue asesinada por haber visto más de lo que le correspondía de las reuniones que el almirante mantuvo, por 1978, con la cúpula subversiva marxista de Montoneros?

Misterios que alguna vez verán la luz…aunque con Massera muerto.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

En el “Oriente Eterno”, también se halla el gral. Ricardo G. Brinzoni.

Sandro Elegiptano dijo...

Massera Masón? que... por la p2..., la misma que integró el gral. perón, el mismo que lo ascendió al negro almirante? no tiemblen fachos vestidos de nacionalistas... la p2 no integraba la masonería argentina y por supuesto Massera tampoco era masón, Masón era San Martín, masón fue Bolivar y muchos de los mejores patriotas del país. Saludos SANDRO.

Nestor Padre dijo...

Si a algunos les debemos las calamidadades y entuertos de nuestra patria será sin duda a esos oscuros personajes disfrazados con mandiles. Detras de sus rostros amigables se oculta la corporacion mas maligna, la raiz de la maldad del mundo. Donde hay un masón nada bueno ocurre.