sábado, 26 de diciembre de 2009

MONUMENTOS MASONICOS-HEBREOS DE BUENOS AIRES


Entendiendo a la masonería como aquella orden inspirada y direccionada en su más alta jerarquía por Satanás, pasamos a mostrar algunas marcas simbólicas de la siniestra internacional que aparecen en los monumentos más reconocidos de la ciudad de Buenos Aires, República Argentina. Simbologías que también conciernen al judaísmo, pues la masonería está plagada de significaciones que remontan a dicho pueblo, lo mismo que a sus personajes más encumbrados.

Aquí no hay antijudaísmo, señores, hay más bien pruebas concretas que son vistas –con atención o sin ella- por miles y miles de ciudadanos que pasan por delante de las obras que contienen los símbolos referidos. Haciendo esta aclaración, pues siempre están los malintencionados que ven fantasmas donde no los hay, esta nota tiene la finalidad de demostrar que, aunque parezca mentira, los monumentos, los espacios públicos, los cementerios tienen una significación oculta que no muchos entienden y menos aún comprenden.



ESTATUA MASONICA DE NICOLAS AVELLANEDA

A pesar de que en los registros no aparece el nombre de Nicolás Avellaneda como miembro de la masonería argentina, es iluso suponer que mientras fue presidente de la Nación (1874-1880) la masonería no estaba representada en la mayoría de los cargos gubernamentales de su administración, máxime si tenemos en cuenta el predominio masónico que tuvo lugar en el país desde 1852 hasta 1916, aproximadamente.

El monumento levantado en honor del ex presidente Nicolás Avellaneda fue obra del escultor José Fioravanti, y se encuentra en la avenida Del Libertador al 3600, a pocos metros del Parque 3 de Febrero, donde estaba el Palacio de San Benito de Palermo, la residencia de don Juan Manuel de Rosas. Fue mandado construir en 1934.

La obra que recuerda a Avellaneda es curiosa porque el ex presidente aparece en una postura muy similar a la que tenía Hiram al momento de ser hallado su cadáver, luego de ser asesinado por Jubelas (compañero albañil), Jubelos (compañero carpintero) y Jubelum (compañero minero). ¿Cómo es la postura de Hiram que Fioravanti esculpió en la figura de Nicolás Avellaneda? Aparece con el brazo izquierdo levantado y con la pierna izquierda levemente hacia delante. Al momento de ser hallado el cuerpo de Hiram, que fue rastreado por el rey judío Salomón, había en el lugar una rama de acacia que sirvió como punto de referencia. Sobre las acacias hablaremos un poco más adelante.

En la masonería, Hiram fue al Gran Arquitecto del Templo (de Jerusalén) y el único que poseía el secreto para ser un maestro o maestre albañil. Representa para la masonería
“el sol, que construye el templo de la naturaleza, fecundándolo con su calor y alumbrándolo con su luz”, sugiere la obra “Simbolismo de la Masonería” de Monseñor León Meurin.

Para los oscuros Caballeros Templarios, Hiram fue Jacques de Molay reencarnado. Molay fue el último gran maestre templario que murió quemado en una pira por hereje, en el año 1314. Jubelas, Jubelos y Jubelum serían
“el Papa Clemente V, el rey Felipe el Bello y el denunciador Squin Florian, por cuya acusación acometió el rey Felipe la destrucción de la orden de los Templarios”, dice la obra nombrada anteriormente.

Para el judaísmo, la persecución sufrida por Hiram antes de ser asesinado
“simboliza la preparación del reinado de Cristo, que se cumplió por el establecimiento de la Iglesia tras la caída de la Sinagoga. La búsqueda del cuerpo de Hiram significa los esfuerzos de los judíos para derrocar a la Iglesia y restablecer la Sinagoga decaída, la Sinagoga Kabalístico-talmúdica. El descubrimiento del cuerpo de Hiram, prefigura el restablecimiento del reino judaico, el Kether-Malkhuth de Esther y Mardoqueo. La muerte atroz a que fueron condenados los asesinos de Hiram significa el castigo reservado a los reyes cristianos, al clero católico y la nobleza de las naciones cristianas o, en una palabra, la extinción del Cristianismo por el hierro y el fuego”.


MONUMENTO MASONICO-HEBREO DE BERNARDINO RIVADAVIA

Figura broncínea de Moisés en el mausoleo donde están depositadas las cenizas de Bernardino Rivadavia, en plaza Miserere de la ciudad de Buenos Aires. El deseo de Rivadavia era que sus restos no descansen en tierra argentina...

Fue el masón y tergiversador de la historia argentina Bartolomé Mitre quien expresó que Bernardino Rivadavia fue “el más grande hombre civil de la tierra de los argentinos”. A decir del escritor Arturo Jauretche, Mitre “fue el fundador de esta zoncera”, pues nada más errado se pudo haber dicho sobre el mandatario que hipotecó las tierras argentinas cuando se pidió el préstamos a la Casa Baring Brothers en 1824.

San Martín mismo desenmascaró al traidor Rivadavia al afirmar que
“los autores del movimiento del 1° de diciembre [que derrocaron a Manuel Dorrego] son Rivadavia y sus satélites, y a usted le consta los inmensos males que estos hombres han hecho, no sólo a este país sino a toda América, con su infernal conducta”.

Bernardino Rivadabia (era con “b” y no con “v”) se inició en la masonería cuando estuvo en Europa, probablemente en Inglaterra. El Grado 33 Alcibíades Lappas, escribió que “iniciado como ya se ha dicho en Europa, actuó en la Argentina en las Logias Aurora y Estrella Sureña, y propició la fundación de la Logia Valeper”.

En 1923, aproximadamente, los masones decidieron erigirle un monumento en plena plaza de Mayo, pero al ser resistida dicha obra por parte de la Iglesia Católica, aquél fue levantado en su actual emplazamiento: la plaza Miserere del barrio de Once, Buenos Aires, frente a la terminal de trenes del lugar. Recién se inauguraría en el año 1932.

El monumento es de enormes proporciones y presenta una forma cúbica de aspecto masónico, que se remonta a la arquitectura que poseía el Templo de Jerusalén que perteneció al rey Salomón y que mandó construir el desgraciado Hiram. Pero además, para la masonería la piedra cúbica
“es la naturaleza formada, fértil, que produce espigas, trigo, vino”.

De la obra sobresale una estatua que yace frente a la misma, y que figura a Moisés, el hombre que fue encomendado por Yahvé para liberar al pueblo judío de la esclavitud en Egipto. La Torá, el texto sagrado del judaísmo, sugiere que Moisés es el máximo profeta de los hebreos. Ahora, nos preguntamos: ¿era Bernardino Rivadavia judío? Hemos señalado que fue masón y que hipotecó el país, características nefastas que hablan de su impresentable reputación como persona y ciudadano.

Entre julio y agosto de 2006 se hicieron unas excavaciones en una vieja casa del barrio Monserrat, en Buenos Aires, la cual perteneció a Bernardino Rivadavia. Así lo había certificado en el año 2003 un libro editado por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, que llevaba por título “San Telmo y Monserrat”. Una imagen fotográfica de la casa ubicada en la calle Defensa al 360 tenía como epígrafe “Casa de Bernardino Rivadavia”.

Se sabe que dicho caserón fue alquilado por el primer presidente argentino, y que allí habría vivido junto a su esposa, Juana del Pino, hasta 1826. El primer propietario, y a quien Rivadavia le alquiló esa casa durante varios años, se llamaba Francisco Tellechea. Con el tiempo, la propiedad de Defensa al 360 fue cambiando de dueños. Al 2006, la propietaria era la señora Susana Bencich de Cabezas.

A mediados de 2006, se hicieron unas excavaciones en la casa que habitó el masón Bernardino Rivadavia, que dieron por resultado el descubrimiento de importantes objetos de hierro que datan de los tiempos en que habitó aquél dicho sitio. Entre esos objetos había
“manijas, ladrillos fabricados con bosta (por los jesuitas), apliques, aldabas. Una de éstas ostenta una gran estrella de David”, informa el diario “La Nación” en una nota del 4 de agosto de 2006. ¿Cómo habrá llegado ese objeto hebreo a la casona donde vivió Bernardino Rivadavia? ¿Resulta lógico, entonces, que como figura principal de su monumento-mausoleo sobresalga la del máximo profeta del pueblo judío Moisés?



OTROS MONUMENTOS CON REMINISCENCIAS MASONICAS

La necrópolis de Juan Bautista Alberdi en el cementerio de la Recoleta. Hasta 1991 se constituyó en la tumba del jurisconsulto que sentó las bases para la proclamación de la Constitución unitaria de 1853. Alberdi le "da la espalda" a la bóveda donde descansa Juan Manuel de Rosas (en la imagen se ve parte de dicha bóveda, de color blanca y con una corona de bronce). Nada es casual.

Esto es apenas un muestreo de todos los monumentos que existen en la actual ciudad de Buenos Aires que remiten a la satánica masonería y al judaísmo. Ahora nos referiremos a 3 casos más que suelen pasar desapercibidos para el común de la población.

El primero al que nos vamos a referir tiene que ver con la columna levantada en honor del masón Juan Bautista Alberdi en el cementerio de la Recoleta. Ahí estuvieron los restos de Alberdi hasta el año 1991, cuando fueron trasladados hasta su provincia natal, Tucumán. Ahora queda ese monumento que se lo pasó a denominar necrópolis o cenotafio.

La trágica y vengativa simbología masónica se expone si observamos que tanto la columna como la estatua del jurista y político la dan la espalda a la bóveda de los Ortiz de Rozas, donde descansan los restos del católico y nacionalista Juan Manuel de Rosas. Históricamente hablando, Alberdi fue un despiadado enemigo del Restaurador de las Leyes, tanto fue así que el tucumano debió exiliarse a Montevideo porque conspiraba para derrocarlo a aquél. Juan Bautista Alberdi, una vez en suelo montevideano, se dedicó a escribir en pasquines unitarios gracias al dinero que recibía de Francia. Sus notas llevaban la firma de “Figarillo”.

Recurriendo nuevamente a una fuente masónica, Alcibíades Lappas afirma que Alberdi
“actuó masónicamente en Buenos Aires, Montevideo y Francia. Miembro honorario de la L. San Juan de la Fe N° 20”. Además, el tucumano fue un protegido del masón corsario Giuseppe Garibaldi, y más tarde de Giuseppe Mazzini, otro conspicuo miembro de la masonería universal. Ambos lo ingresaron en una asociación llamada “la Joven Italia”, que se manejaba de manera secreta y muy similar a los ritos de la orden. En Argentina, y durante los primeros años de la Santa Federación, Juan Bautista Alberdi conspiraba también secretamente en la Asociación de Mayo que dirigía Esteban Echeverría. También tenía carácter masónico y actuaba bajo los auspicios de los franceses. Alertado Juan Manuel de Rosas de los viles intereses que la Asociación de Mayo perseguía, la suerte de Alberdi fue la expatriación. La historiografía liberal triunfante luego de Caseros (1852), premiaría al masón Juan Bautista Alberdi construyéndole su tumba en el cementerio de la Recoleta, dándole la espalda al sepulcro donde descansa parte de la familia de su enemigo político número uno.

El cementerio británico (también llamado de “los disidentes”) de la ciudad de Buenos Aires, contiene como mínimo unas 17 o 18 tumbas masónicas, algunas de las cuales pertenecen a figuras de la colectividad hebrea. Recorriendo ese lugar, que contiene tumbas gloriosas como la del artillero de la Marina de Guerra Juan Bautista Thorne, héroe de Vuelta de Obligado y el Tonelero (1845 y 1846, respectivamente), pueden apreciarse tumbas con los símbolos de la escuadra y el compás, unas combinadas con inscripciones en idioma hebreo, o bien con ramas de acacias.

Los símbolos masónicos por excelencia: la escuadra, el compás, la letra G y sendas ramas de acacias. Lápidas como éstas pueden verse en el cementerio británico de Buenos Aires, incluso las hay así pero con palabras en idioma hebreo.

Recordemos que los asesinos de Hiram (el arquitecto y constructor del Templo de Salomón o Jerusalén), hablamos de Jubelas, Jubelos y Jubelum, enterraron su cuerpo junto con una rama de acacia. “La acacia significa el paso del invierno al verano, o sea, la renovación de la vida y la naturaleza”, nos dice Monseñor Meurín en “Simbolismo de la Masonería”. Salomón era hijo de David, rey de los judíos.

Por último, diremos que el Gran Templo de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones, que se encuentra en la calle teniente general Perón 1242, Buenos Aires, conserva en la parte superior de su frente la estatua de Moisés, como la que tiene el monumento y mausoleo del traidor Bernardino Rivadavia.

Según algunas crónicas, existieron en la fachada del templo masónico de Buenos Aires varias figuras alusivas a la internacional satánica, perdurando en el tiempo únicamente la del máximo profeta del pueblo hebreo.

lunes, 14 de diciembre de 2009

IDEOLOGIAS POLITICAS DEL PODER MUNDIAL: LA IZQUIERDA, EL CENTRO Y LA DERECHA

En el siglo XX, tal vez fue el Nacional Justicialismo quien mejor visualizó la trampa dialéctica y política de la "izquierda-centro-derecha". En este afiche propagandístico, se resalta que el peronismo es pendular y que oscila entre el individualismo capitalista y el colectivismo comunista, pero que no es una ideología de "centro".

Un reiterado infantilismo es el que cometen bastantes militantes y compañeros del nacionalismo argentino cuando, por querer desafiar a un interlocutor, dicen: “yo soy de derecha”. Anida allí una dialéctica muy bien urdida por el marxismo, la cual consiste en encasillar humillantemente a quienes sostienen los valores de Dios y de Patria, manifestando que “los de derecha son reaccionarios, fascistas, golpistas, nazis, milicos, antisemitas o retrógrados”. Y desde los sectores liberales y conservadores, es decir, la verdadera posición de derecha como veremos más adelante, alegan que “los de derecha son retrógrados, demagogos, atrasados, antisemitas o populistas”. Nos encontramos, entonces, con que el sistema trata a quienes sostenemos los valores permanentes de Dios y de Patria con los siguientes epítetos:

Desde la izquierda: reaccionarios, fascistas (o fachos), golpistas, nazis, milicos, retrógrados.

Desde la derecha: retrógrados, demagogos, atrasados, antisemitas, populistas.

En este aparente juego de títulos y etiquetas, unos (los izquierdistas) se asumen como tales, seguramente apañados por esa avalancha de subversión cultural mundial que hoy los tiene como lo “políticamente correcto”. Los otros (los derechistas) no se asumen como tales, aún a sabiendas de que a una postura de izquierda le merece, como contrapeso, otra postura de derecha. La globalización necesita posturas de izquierda y de derecha para ejercer su dominio lo más tranquilo posible; si nos detenemos en el tiempo, notaremos que fue el período de la llamada “Guerra Fría” la que mantuvo en una regia coordinación y cooperación a los regímenes que adoptaban políticas de derecha e izquierda. Podemos nombrar, para el caso, los convenios económicos de la ex URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) con el Proceso de Reorganización Nacional argentino, o los acuerdos firmados entre la China comunista de Mao Tse Tung con el gobierno republicano estadounidense de Richard Nixon, entre 1972-1974. Y como éstos, varios ejemplos más de ese equilibrio entre posiciones aparentemente contrapuestas se nos vienen a la mente al ir desarrollando esta temática.

Pero, ¿qué es la izquierda, qué la derecha y qué el centro? En el presente siglo XXI, y de acuerdo a los medios masivos de desinformación, el ideario político se movilizó únicamente por y desde posiciones de “derecha” o “izquierda”. Ya no hay, ni hubo, ni existió siquiera, para los desinformadores, una tercera posición que se oponga a ser parte de “la derecha” o de “la izquierda”. En tan pobre análisis mediático, Juan Manuel de Rosas fue “de derecha”, y está al lado del teniente general Jorge Rafael Videla… O el masón y almirante Emilio E. Massera comparte la galería con el “derechista” general Julio Argentino Roca. Y vale lo mismo poner a la vieja familia oligárquica Martínez de Hoz con el actual dirigente del campo Eduardo Buzzi. La Biblia y el calefón, todo junto.

Es esa mediocridad de los tiempos que corren la que omite decir que el peronismo fue una tercera posición alejada de posturas de derecha y de izquierda, porque, como intentábamos explicarlo, a la globalización le conviene resumir todo en derechas e izquierdas. Una ideología política superadora de dichos planteamientos, como supo serlo el Nacional Justicialismo o el federalismo de don Juan Manuel de Rosas, equivale a asestarle a la sinarquía internacional una bofetada ejemplar.

De hecho, al crearse el Consejo Nacional de Posguerra el 6 de septiembre de 1944, Juan D. Perón exclamó que
“la labor para lograr la paz interior debe consistir en la anulación de los extremismos capitalistas y totalitarios, sean estos de derecha o izquierda, partiendo de la base del desarrollo de una acción política, económica y social adecuada por parte del Estado y de una educación de los individuos encaminada a elevar la cultura social, dignificar el trabajo y humanizar el capital, especialmente, y reemplazar los sistema de lucha por el de colaboración”.



ORIGEN DE LA “IZQUIERDA-CENTRO-DERECHA”

Veamos lo que entendía el periodista Víctor Sueiro sobre los vocablos políticos “izquierda”, “centro”, “derecha”, según una nota de abril de 1991 de la revista Conocer y Saber:

“Es mucho más fácil barrer una escalera desde abajo hacia arriba que analizar aquí el descalabro político-social que se vivía en Francia poco antes, durante y después de la famosa revolución que en 1789 cambió la historia del mundo, para bien o para mal. Lo que no admite discusión es que, en efecto había un gran descalabro de tipo político-social. Para tratar de que las cosas salgan lo mejor posible se reunían cuando podían o era necesario los llamados Estados Generales, lo que hoy sería una Asamblea General Constituyente, ya que todos estaban representados allí. No vamos a decir que se ponían de acuerdo porque mentiríamos. Pero estar, estaban.

Por entonces los Estados Generales eran tres: la Nobleza, el Clero y el Pueblo. Se ubicaban siempre en los mismos lugares cada grupo. Y si uno los miraba de frente, encarándolos, la Nobleza se hallaba a la derecha; el Clero en el centro y el Pueblo –primera vez tenía voz y voto- a la izquierda. Según parece de allí surgió y para siempre esa identificación. También nacía allí lo que muchísimo después se llamaría “lucha de clases”, aunque el tiempo y otros detalles de la vida han mezclado a menudo a unos con otros, lo cual no es ni bueno ni malo. Sencillamente ocurre. Y en las revistas políticas lo cuentan muy lindo, pero ésta es otra historia y no la nuestra”.


A esta explicación del desaparecido Sueiro, hay que añadir algunas cosas más. Como que su opinión sobre el origen de la “izquierda-centro-derecha” es la que más comúnmente se ha difundido. Por lo tanto, triste resulta identificarse, como lo hacen muchos nacionalistas y católicos, con “la derecha”, si tenemos en cuenta que su origen se remonta a la masónica Revolución Francesa de 1789.

A finales del siglo XVIII, ser de izquierda significaba ser liberal, por más paradójico que hoy resulte esta afirmación. Sino, veamos lo que la propia masonería entiende sobre el ser liberal (obra “Masonería. Historia de los Hermanos Tres Puntos”, de Alberto J. Triana –Padre Atilio Röttjer-):


“El liberalismo –última consecuencia del racionalismo- ha minado civilizaciones, aplastado religiones y destruido patrias. La difusión de esta ideología liberal se la debemos a los masones que concentraron la quintaesencia de su ideario en los treinta y cinco volúmenes de la Enciclopedia, editada por la Gran Logia de Francia, bajo la dirección de Diderot y D’Alembert, desde 1751 al 1765. Federico Nicolás –el Diderot alemán- hizo otro tanto en Alemania con su “Biblioteca Universal”.

El masón [Emilio] Grisar ya había dicho refiriéndose a la doctrina encarnada en todos los miembros de la “hermandad”: “El liberalismo somos nosotros; nosotros su pensamiento, su alma y su vida”. Como el liberalismo masónico se halla en diametral oposición con el catolicismo, el órgano oficial de la masonería belga reconoció, en abril de 1875, que “lógicamente nadie puede ser “liberal” en política y católico romano en religión”.


Valga esta última sentencia para varios liberales que se dicen católicos como el periodista Mariano Grondona, entre otros. Como vemos, el liberalismo fue tomado por la masonería en los siglos XVIII y XIX como aquella ideología política que, emergiendo de la burguesía triunfante de la Revolución Francesa, estaba llamada a destruir todo vestigio de religión, de patria y de moralidad.

Teniendo en cuenta que el propio poder mundial distorsionó al liberalismo hasta convertirlo en una tendencia política de derecha, si un hombre de Fe y nacionalista se dice “de derecha”, estaría contrariando absolutamente sus propias creencias: o sería una perfecta víctima de la dialéctica proveniente de la izquierda del sistema mundial, o bien, estaríamos ante un perfecto idiota con nula o escasa preparación.

Una postal de la mentada "Guerra Fría", donde la derecha y la izquierda políticas se unen: corría el año 1979, y dos personajes del poder mundial se mostraban charlando distendidamente. Ellos son el liberal general Benito Reynaldo Bignone y el marxista-leninista Fidel Castro Ruz. Era cuando en la ONU (Organización de las Naciones Unidas), ambos regímenes cubrían sus violaciones a los DD.HH., una vez que los mismos perdieron el apoyo que les dieron las potencias imperialistas.

Como quiera que sea, y tal cual lo sostienen los propios personeros de la Internacional Masónica, ningún católico ni ningún nacionalista puede considerarse un hombre político de “derecha”, “centro” e “izquierda”. Simplemente porque lo que se planteó para el mundo a partir de 1789 es la antítesis perfecta y absoluta de lo que predica un cristiano y un ser que ama sus tradiciones, sus valores y sus costumbres, o sea, todo aquello que le brinda su terruño patrio.


INGLATERRA PIONERO EN LA DIVISION POLITICA “IZQUIERDA-CENTRO-DERECHA”

No obstante todo lo anterior, parece ser que en verdad el origen de la división “izquierda-centro-derecha” que aplica el poder mundial en la política está situado en Inglaterra, en el siglo XIII.

Una carta de lectores titulada “Nace la izquierda”, suscripta por el arquitecto y urbanista Carlos Daniel Colombo para el diario “La Nación” el 26 de julio de 2003, así decía:


“En las últimas semanas he leído y escuchado diversas opiniones sobre el alineamiento del gobierno del doctor Kirchner a políticas de izquierda. Algunas opiniones vertidas por algunos periodistas dan como iniciadores del uso del término a los asambleístas de la Revolución Francesa.

“Sin embargo, según tengo entendido, dicha diferenciación se gestó en el siglo XIII en Gran Bretaña, durante el reinado de Eduardo I, cuando comienza a establecerse de manera informal la Cámara de los Comunes, separada de la Cámara de los Lores.

“Aparece poco después la figura del “speaker” o moderador, representante en un principio del rey, quien efectivamente dividió a dicha cámara en dos, los que se sentaban a la izquierda, los liberales primero y laboristas luego, y los que se sentaban a la derecha, los conservadores”.


Y al desentrañar la evolución del liberalismo de una política de izquierda a otra emparentada con la derecha, siempre bajo las reglas del poder mundial, sigue diciendo el arquitecto Colombo:

“Durante su evolución a lo largo de varios siglos el ala izquierda de la Cámara de los Comunes aprobó leyes, tales como, la de la abolición de la esclavitud en 1833, así como la prohibición del trabajo de los niños, seguridad en las fábricas, límite de 8 horas para la jornada de trabajo de los mineros, seguro de desempleo y servicio de asistencia médica gratuita, etcétera, leyes que contribuyeron a crear lo que es conocido hoy como el “welfare state” o estado de bienestar.

“Algunas de estas leyes fueron adoptadas e incluidas posteriormente en nuestra legislación.

“Irónicamente debido a estas leyes aprobadas por los legisladores “izquierdistas”, el pueblo británico es hoy uno de los más conservadores del mundo”.


Será necesaria otra nota más para tratar este tema de la “izquierda”, el “centro” y la “derecha” en la política. Por ahora, sirvan estas líneas para ir aclarando el panorama.

jueves, 3 de diciembre de 2009

CARLOS MIGUEL KUNKEL, ¿RECUERDA ESTE DOCUMENTO?


Volvemos a actualizar este espacio, el de la Agencia Informativa Ciriaco Cuitiño, publicando de modo exclusivo -por lo menos, en lo que refiere al soporte digital de Internet- el documento que decretó, a comienzos del año 1974, la expulsión del traidor hebreo Carlos Miguel Kunkel del Movimiento Nacional Justicialista por tratarse de un agente de la delincuencia subversiva marxista de aquellos años.

Aunque es vox populi que no pocos de los actuales dirigentes de la administración pública fueron subrayados como subversivos e infiltrados marxistas hasta por el propio Juan D. Perón, muchas veces lo que el público quiere ver es alguna prueba más o menos contundente, para darse cuenta de que aquello que pareció ser una opinión pública dispersada, era, en los hechos, algo concreto y cierto.

La necesidad de publicar documentos sobre los lamentables años de 1970 apuntan al propósito de poner las cosas en su justo lugar, dado que desde 1983 al presente, no se ha visto otra actitud tan errada como la de comentar actos terroristas como "acciones heroicas", o la de presentar a terroristas subversivos como "jóvenes idealistas"; y así con el infame listado de la modificación contumaz y bochornosa.

Si hacemos un poco de memoria, diremos que Carlos Miguel Kunkel (cuyo nombre de Guerra en la subversión era "Mario" o "Comandante") había sido uno de los 8 diputados pertenecientes a la llamada Tendencia Revolucionaria que, fundamentalmente, eran la parte "legal" de la infiltrada Organización Montoneros dentro del peronismo. Aquellos ocho diputados, eran las voces de las exigencias -bombas y secuestros mediante- de la guerrilla subversiva.

Cuando tiene lugar el 19 de enero de 1974 (tercer gobierno democrático y constitucional de Juan Perón) el ataque y copamiento de la Guarnición Militar de Azul del Ejército Argentino, donde un nutrido número de extremistas del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) quisieron apoderarse de la mayor cantidad de armamento y municiones posibles, el presidente Perón, a los pocos días, resuelve endurecer el Código Penal. Esta decisión fue cuestionada por la JP (Juventud Peronista), por los cuadros dirigenciales de Montoneros y, en resumen, por todo el arco subversivo marxista.

Como esta oposición era lisa y llanamente una traición al conductor del Movimiento Nacional Justicialista, Juan Perón decide invitar a la Juventud Peronista (sus máximos dirigentes, entre ellos, también, a los 8 diputados de la Tendencia Revolucionaria) para una conferencia que se llevaría a cabo el 7 de febrero de 1974. Lo que no sabían los dirigentes subversivos era que, además de hablar con el caudillo, iban a estar presentes las cámaras de los medios televisivos, radiales y gráficos del país. Por lo tanto, y al presuponer del teniente general Perón, la charla iba a ser abierta, cruda y sincera, sin medias tintas.

En dicha elocución, el entonces presidente de la Nación expresó que "Lo que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo; si no, pasarán cosas verdaderamente aberrantes, como un grupo de peronistas que se opone a que se sancione al terrorismo. Entonces, ¿están en el terrorismo? El peronismo no está en el terrorismo; por lo tanto, el peronismo está contra el terrorismo. ¿Cómo se puede conciliar una cosa con otra? ¿Cómo se puede estar en el gobierno y no dar los medios indispensables para que él se pueda defender? ¿Qué quieren: que el Gobierno caiga?

“Es decir, hay cosas que verdaderamente no se pueden explicar. Antes de pensar en una organización, hay que pensar que sea realmente una organización, y no una bolsa de gatos que dentro de poco empiecen nuevamente a mostrar las uñas. Por ello, es necesaria esa purificación...".

Ya eran tiempos de definiciones, por eso, como medida preventiva para poner un freno a los copamientos y al accionar de los terroristas, Juan Perón remueve al Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Oscar Raúl Bidegain, por dos motivos:

1) Por no haber evitado o previsto que en la ciudad bonaerense de Azul, la subversión estaba por realizar un ataque y copamiento de semejante magnitud, y;

2) Porque Bidegain era simpatizante de la Organización Montoneros, o sea, simpatizaba con la subversión marxista. Tal fue su simpatía que, hacia 1977/1978, fundó junto a los remanentes desperdigados de la subversión el MPM (Movimiento Peronista Montonero) en el exilio tranquilo de Europa.


CARLOS MIGUEL KUNKEL: TRAIDOR

Decíamos, también, que del Movimiento Peronista habían sido expulsados los 8 diputados nacionales de la Tendencia Revolucionaria, entre quienes estaba el que fuera, durante la administración de Néstor Kirchner (2003-2007), Subsecretario General de la Presidencia de la Nación: Carlos Miguel Kunkel.

El documento que encabeza esta nota es la prueba irrefutable de su Alta e Infame Traición al teniente general Juan Domingo Perón y al movimiento por él fundado, que lo desenmascara y lo muestra, ante la sociedad toda, en su verdadera naturaleza de cipayo infiltrado.

Reproducimos el documento en cuestión, para que nuestros lectores no tengan dudas sobre lo que el mismo dice y señala:


"Ante los gravísimos acontecimientos de dominio público y CONSIDERANDO:

Que en la vasta coyuntura histórica que vive la patria, se encuentra en juego su destino de Nación independiente y grande.

Que es esta circunstancia de acuerdo a una antigua norma, muy cara al Movimiento y a su Jefe, es gravísima traición estar en los dos bandos o no estar en ninguno.

Que en el caso de los diputados Vidaña, Vittar, Glellel, Kunkel, Iturrieta, Muñiz Barreto, Díaz Ortiz y Croatto, estos eternos principios de conducta han sido violados con singular contumacia, desde que accedieron todos ellos a la grave responsabilidad de representar dignamente a nuestro Movimiento, que tiene una clara y precisa doctrina y a su creador y jefe el Teniente General Perón:
...Por todo ello el Consejo Superior del Movimiento Nacional Justicialista

RESUELVE:

1°: Expulsar del Movimiento a los señores Roberto Vidaña, Rodolfo Vittar, Jorge Glellel, Carlos Kunkel, Aníbal Iturrieta, Diego Muñiz Barreto, Santiago Díaz Ortiz y Armando Croatto."

Agregamos, a modo de contemplar mejor el origen y la procedencia de los delincuentes marxistas de Montoneros, que el nombrado "Diego Muñiz Barreto [fue], asesor en el gobierno del general Onganía y de estrecha vinculación con Enrique Miori Pereyra. En 1973 Muniz (sic) Barreto fue elegido diputado nacional por Montoneros. Fue asesinado en 1977", según la obra "Aramburu: El Crimen Imperfecto", de Eugenio Méndez.

sábado, 21 de noviembre de 2009

AGUAS ESTANCADAS EN VUELTA DE OBLIGADO

Contratapa de la publicación "Soberanía Nacional" de la Comisión Nacional Permanente de Homenaje a la Vuelta de Obligado. En su número 1, Año 1, de noviembre de 2009, se pone a la impresentable presidente Cristina Fernández Wilhelm como "Presidenta Honoraria" de aquella... Además, se le adjudica su jamás comprobado título de "abogada" (Dra.).

En los últimos cinco años, la localidad de Obligado (que pertenece a la Municipalidad de San Pedro) fue surcada por un sinnúmero de rumores y especulaciones de todo tipo, desde la cooptación de una celebración como el 20 de Noviembre (Día de la Soberanía Nacional) hasta la construcción de un Walt Disney World por parte de un desconocido personaje llamado Emile Maxim St. Patrick Higgins. Pueblo chico, infierno grande.

El principal atractivo de Obligado –que está distante 18 kilómetros de San Pedro, provincia de Buenos Aires- es el lugar histórico donde el 20 de noviembre de 1845 se llevó a cabo la Batalla de Vuelta de Obligado, oportunidad en la que cerca de 2000 tropas patriotas dieron combate a las escuadras de Inglaterra y Francia por durante 12 horas. La intención de quienes atacaron nuestra patria era comercializar sus manufacturas en detrimento de las incipientes industrias de las provincias, navegando los ríos internos de la Confederación Argentina sin más derecho que la fuerza. La Batalla de Vuelta de Obligado, como se sabe, fue un hecho de armas que está dentro de lo que se llamó Guerra del Paraná, la cual finalizó el 4 de junio de 1846 con la Batalla de Angostura del Quebracho (actual Puerto General San Martín, provincia de Santa Fe). Lo que fue una heroica derrota militar, entre 1849 y 1850, con la firma de sendos tratados de paz por parte de Inglaterra y Francia, respectivamente, se transformó en un histórico triunfo diplomático para la patria y el gobierno de don Juan Manuel de Rosas. En 1973, el 20 de noviembre era declarado oficialmente como el Día de la Soberanía Nacional. Hasta aquí, la historia más o menos resumida de un hecho glorioso para nuestro país.

Las irregularidades discurren en pleno siglo XXI, cuando, ante la amenaza de un planeta Tierra globalizado, mísero y voraz, en Obligado se pretende encontrar un anclaje nacional al recordarse la gesta de noviembre de 1845, con el llamado de atención puesto en lo siguiente: se hacen celebraciones “por la patria” y “por la soberanía” para obtener algún mérito entre los pobladores de la zona, y para alcanzar algunas ventajas políticas de turno. Como ocurre en aquellos pueblos donde el nombre de Juan Manuel de Rosas sigue siendo sagrado, Obligado vive inmerso en esa misma satisfacción por tratarse del lugar geográfico donde se desarrolló el combate por la defensa de la Soberanía Nacional, ni más ni menos.



El parque del jamaiquino

Asistir un 20 de noviembre al sitio que recuerda a los Héroes de Obligado implica, casi de modo automático, tener un poco de amor por lo autóctono, por lo criollo. Allí, delante del paredón lleno de placas conmemorativas, de la Cruz y del mástil, a pocos metros de donde estuvieran instalados los cañones de la Batería “Manuelita”, se respira amor incondicional por la patria y sus valores, por las tradiciones y su pueblo. Así, sin medias tintas.

Pero no todos obran con semejante altitud. Hemos sido testigos del enojo de los pueblerinos de Obligado que se quejan de la falsedad con que se llevan a cabo ciertos “actos patrióticos” que esconden algún tufillo mezquino y de tinte político.


Un antiguo habitante de Obligado nos decía que “el pueblo salió armado, a fines del año pasado [2008], porque quisieron desalojar a varios vecinos del lugar”. En ese espacio vacante, se iba a colocar parte de un mega-complejo del incógnito empresario (¿o lavador de dinero?) Emile Maxim St. Patrick Higgins, siniestro personaje nacido en Jamaica que, de buenas a primeras, recaló en la citada localidad de la provincia de Buenos Aires con la idea de instalar un parque de diversiones Disney. Esto aconteció a finales de 2007. Luego se supo que este tal St. Patrick Higgins tenía un acuerdo inconfesable con la Fundación Coronel Plácido Obligado y Dolores Ignacia Obligado de Obligado, que son los nombres de los hijos del propietario de las tierras de Obligado, el coronel Máximo Obligado. El convenio entre dicha fundación y el jamaiquino millonario –que iba en contra de los pueblerinos de Obligado y San Pedro-, era que los terrenos que pretendían aquéllos (Fundación + Patrick Higgins) fueron inicialmente alquilados por personas que instalaron sus viviendas y comercios hace más de una década. Como aparecieron interesados en comprar los predios, la fundación reclamó el desalojo por vía judicial...

Toda esta lamentable novela finalizó con la resistencia armada de los vecinos de Obligado ante la inminencia de un injusto desalojo que se iba a cometer contra un reconocido habitante del sitio donde se libró la batalla de Vuelta de Obligado (véase:
http://criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=17403).

Los cañones originales

A espaldas de los vecinos, muchos “investigadores” y “arqueólogos” pasan largas jornadas buscando restos del combate que duró cerca de 12 horas. El incesante cañoneo de los buques ingleses y franceses, y la contestación del fuego criollo, dejó miles de restos de metralla, de bombas sin estallar, de botones de uniformes, de sables, proyectiles, etc., etc., que se hallan esparcidos a lo largo de un trayecto que oscila entre los 300 a 500 metros de la costa de la localidad de Obligado (donde estaban ubicadas las 4 baterías patriotas).

Semanas antes del 20 de noviembre del presente año 2009, unos estafadores pretendieron llevarse los cañones originales que yacen a orillas del río Paraná –originales de la batalla- porque, según decían los saqueadores, “manifestaron que tenían permiso para llevarse los cañones a la Universidad de Lanús para ser restaurados y que luego serían devueltos en primeros días de noviembre. Se trata de un grupo perteneciente a la Comisión de homenaje a la Vuelta de Obligado que en otra oportunidad generó desacuerdos con el Municipio y donde no gestionaron ningún tipo de permisos, ni se habían documentado los pasos correspondientes de manera oficial y legal para retirar cualquier elemento del sitio histórico”, sostuvo el Director de Cultura, José Luis Aguilar”, dice una nota del portal de Internet “San Pedro Informa” (
http://www.sanpedroinforma.com.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=3210&Itemid=1). La comisión es la sospechosa “Comisión Nacional Permanente de Homenaje a la Vuelta de Obligado”, de la que nos ocuparemos de desenmascarar más adelante.

Consultamos a un oficial retirado del Ejército Argentino quien nos dijo que el propio presidente de la “Comisión Nacional Permanente…”, Luis Launay, le contó
“que lo de los cañones no era para ser restaurados en la Universidad de Lanús, sino para llevarlos a la Casa Rosada donde se haría una muestra sobre las Banderas de la Guerra del Paraná. Imagínense, una vez que entraban a la Casa Rosada, los cañones no iban a ser devueltos nunca más”. Es decir, los expropiadores de ese patrimonio histórico y que pertenece a todo el pueblo argentino, casi logran quedarse con 2 cañones originales que tuvieron intervención en la batalla de Vuelta de Obligado.

También es interesante lo que nos manifestó un poblador de Obligado:
“lo que se quisieron llevar, los de los cañones, nosotros los vecinos impedimos que lo hicieran, sino se armaba. Por eso frenaron todo”. Saquen sus propias conclusiones.

Este cartel aparecía en la ruta municipal "General Lucio N. Mansilla", que une San Pedro con Obligado. Era el auspicio de una estafa que nunca fue aclarada: el proyecto "Disney" del empresario jaimaiquino Emile Maxim St. Patrick Higgins, de finales de 2007. Los pueblerinos resistieron los desalojos que requería este sospechoso emprendimiento, con las armas en la mano y dispuestos a todo.

Politización del 20 de noviembre…

Entre las quejas de los pueblerinos de Obligado y San Pedro, estuvo la de hacer notar que nunca hubo vigilancia en el predio donde están las placas que rinden honor a Vuelta de Obligado, todo lo cual ha motivado la rapiña de delincuentes que, sin empacho alguno, entre 2006 y 2007 se dedicaron a arrancar algunos bronces, o bien, restos de cadenas que también yacían en ese sitial (cadenas que eran imitación de las que en 1845 frenaron el avance de las escuadras invasoras). También hubo durante mucho tiempo un malestar porque en Obligado no se había erigido ningún museo donde se acopien las piezas encontradas en el campo de batalla. En noviembre de 2008, el museo se construyó por orden de la “Comisión Nacional Permanente de Homenaje a la Vuelta de Obligado”, que está presidida por un hombre llamado Luis Launay.

Acorde a los tiempos que vivimos, y al vil interés por querer “adueñarse” de un festejo caro para la patria, los señores de la nombrada comisión hicieron del 20 de Noviembre una fecha política, donde ‘bajar línea’ les parece un acto “patriótico” y “soberano”. ¿Por qué hacemos esta afirmación? A las pruebas nos remitimos:


Como habíamos especificado, Obligado depende de la Municipalidad de San Pedro, y el Intendente de San Pedro es, desde el año 1999, Mario Leandro Barbieri, que fue reelecto en dos períodos consecutivos (2003 y 2007). Si no surgen anomalías, Barbieri terminará su mandato en 2011. Ahora bien, en las últimas elecciones legislativas (del 28 de junio de 2009), Barbieri se presentó como candidato por el Acuerdo Cívico y Social, ligado en cierto modo al “cobismo”, es decir, cercano al actual vicepresidente de la Nación y ‘enemigo’ del matrimonio presidencial Kirchner-Fernández Wilhelm. Para redondear los datos políticos de Mario Barbieri, él salió electo diputado por esa fuerza y asumirá su banca el 10 de diciembre de 2009.

Diez días antes de efectuarse las elecciones legislativas del 28 de junio de 2009, Barbieri manifestó en una nota que reprodujo Agencia NOVA:
“Queremos discutir un modelo de Nación que intervenga en todas las necesidades y cosas que le pasan a nuestro pueblo [de San Pedro, del que depende Obligado]. Queremos discutir todo lo que consiste en la conformación de un proyecto nacional, y creemos que no nos dan el debate para discutir en esta etapa”. ¿Le resulta conocida la actitud del (des)gobierno nacional a la hora de abandonar u olvidar ciertas intendencias que no le son afínes? Sigue diciendo la nota: “Él [por Daniel Scioli, gobernador bonaerense] insiste en que está defendiendo el modelo. Yo lo invitaría al gobernador a que defina un modelo de gestión en la provincia que es lo que nos hace falta, que es lo que no tenemos porque el gobernador en este año y medio no ha sabido y los habitantes tampoco hemos sabido, cuál es la dirección del gobierno de la Provincia (…) Hay dos temas centrales que son el federalismo y la autonomía de los municipios y eso es lo que vamos a promover desde nuestro lugar”. Clarísimo: el delincuencial gobierno kirchnerista no aplica el federalismo y no quiere la autodeterminación de los municipios, sean éstos afines o de otro bando. Por último, terminaba explicando el intendente sampedrino Mario Leandro Barbieri: “es cierto que hay municipios que son discriminados, pero San Pedro tiene una autodefensa muy grande y la gente de San Pedro es muy difícil de vencer”. Vaya si es cierto esto, que cuando la realidad lo dispuso, los vecinos de Obligado se alzaron en armas para impedir los desalojos de sus habitantes por las pretensiones del jamaiquino estafador Emile Maxim St. Patrick Higgins a finales de 2008.

Vistas así las cosas, tanto en 2008 como en 2009, la “Comisión Nacional Permanente de Homenaje a la Vuelta de Obligado” ha cooptado el acto por el Día de la Soberanía y se lo entregó, con moño y todo, al kirchnerismo. ¿De qué manera? En primer término, colocando como “Presidenta Honoraria de la Comisión Nacional” a la “Excelentísima Señora Presidenta de la Nación Dra. Cristina Fernández de Kirchner”, tal como reza un periódico que se repartió entre los presentes que asistieron al acto del 20 de noviembre de 2009, y cuya aberrante imagen publicamos.

En la contratapa del periódico (que se llama “Soberanía Nacional”), aparecen los auspicios de instituciones cuyos miembros también forman parte de la “Comisión Nacional Permanente…” que dirige Luis Launay. Demás está decir que se aceptan miembros que están de acuerdo con los lineamientos del gobierno nacional, como por ejemplo el escritor y heterodoxo Mario “Pacho” O’Donnell, la ministro de “Defensa” Nilda Celia Garré, el gobernador de Entre Ríos Sergio Urribarri, el execrable general de Brigada Hugo Domingo Bruera (*), Leticia Manauta (indigenista y feminista infiltrada en todo esto), el vicecomodoro VGM Horacio Richardelli y varios impresentables más, algunos de los cuales son funcionarios del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas “Juan Manuel de Rosas”.

Para hacer más notable el apoyo brindado por la “Comisión Nacional Permanente de Homenaje a la Vuelta de Obligado”, recordemos el siguiente dato: el acto por ellos auspiciados empezaba a las 16:30 horas del 20 de noviembre de 2009, mientras que en horas de la mañana de ese mismo día, Launay y compañía estaban en la Casa de Gobierno junto a Cristina Fernández Wilhelm de Kirchner quien, repentinamente vuelta una "admiradora" de Juan Manuel de Rosas, anunció la futura construcción de un monumento en recuerdo de los caídos en la batalla de Vuelta de Obligado en la localidad homónima, es decir, donde fue ese hecho de armas. O sea, la “Comisión Nacional Permanente…” reúne a un grupo de personas influyentes del “campo nacional”, que apoyan como estúpidos a la presidente Cristina Fernández Wilhelm, y ésta, zorra como de costumbre, socava la intendencia del opositor Mario Leandro Barbieri anunciando, bajo los “auspicios” de la “Comisión Nacional Permanente…”, la construcción del monumento y, lo que sería la frutilla del postre, la concesión (expropiación) de los terrenos históricos donde fue el combate de Vuelta de Obligado para hacer una suerte de “reserva histórica”…que obviamente manejarían los “nacionales” de Luis Launay y todo su séquito de oportunistas traidores. Negocios políticos que le dicen, ¿vio?


Los actos del 20 de noviembre de 2008 y 2009, acaparados por la “Comisión Nacional Permanente de Homenaje a la Vuelta de Obligado” no contaron con la participación del Intendente de San Pedro, señor Mario Leandro Barbieri. ¿Se entiende mejor? Si usted consulta a los habitantes de Obligado y de San Pedro, como nosotros lo hemos comprobado, ellos apoyan totalmente a Barbieri porque ha dado una tremenda difusión, desde 1999 a 2007, a la Batalla de Vuelta de Obligado, organizando un acto unificador y para nada disgregante ni disperso, como sí se han llevado a cabo en estos últimos dos años.

Una patética postal de los tiempos que corren: el general de Brigada Hugo Domingo Bruera (de saco militar verde oliva) junto al delincuente y millonario sindicalista Hugo Moyano.

Los discursos que la gente de Luis Launay han preparado en el bienio 2008/2009, parecen ser los de las congratulaciones mutuas que se dan un grupo de amigos que se reúnen en un restaurante o un club. El que tuvo lugar el 20 de noviembre de 2009 por parte de Launay, expresaba que este acto no se podría haber llevado a cabo sin la intervención de
“mi amigo el general Bruera”. Tampoco faltaron las salutaciones a la “iniciativa de la señora presidenta doctora Cristina Fernández de Kirchner” quien auspiciara un concurso nacional para levantar un monumento a los caídos en 1845. Otro párrafo de agradecimiento (¡!) le cupo a la otrora delincuente subversiva Nilda Celia Garré por la iniciativa. En fin, así de revueltas están las cosas. Mientras persistan estos delincuentes que se arrogan una celebración tan sublime como la del 20 de noviembre de 1845, y la pretendan atar a intereses políticos traidores, ajenos a la grandeza nacional, llegará el penoso día en que los argentinos bien nacidos perderemos esta fecha que será, Dios así no lo quiera, una fecha política y para nada patriótica.


(*) General de Brigada Hugo Domingo Bruera: desde 2008 que se desempeña como Secretario General del Estado Mayor del Ejército Argentino. Tiene una hermana que es funcionaria de la Secretaría de “DD.HH.” de la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe. Además, el 25 de agosto de 2009 invitó al Edificio Libertador (sede del Estado Mayor del EA) a la señora Buscarita Roa, integrante activa de la subversiva Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, para que disertara durante poco más de 1 hora “con un lenguaje sencillo, objetivo (¿?), conciliador y sin rencores”, según una gacetilla emitida por la Prensa del Ejército Argentino. Esta humillación se llevó a cabo en el marco del seminario de Comunicación Institucional “que tiene como objetivo capacitar a los oficiales que cumplen el rol de comunicadores de la Fuerza en la zona de influencia de las Unidades del Ejército de todo el país”.

jueves, 12 de noviembre de 2009

FLORENCIA KIRCHNER: EXCESOS Y VIGILANCIA CON DINERO DEL PUEBLO ARGENTINO

Florencia Kirchner junto a un botellón de champagne "Chandón" que cuesta alrededor de 350 pesos...

Fue hace unas semanas atrás cuando un informante nuestro nos dijo que tenía datos sensibles para darnos, que para ello –nos indicó- era preciso juntarnos en algún bar del centro de la Capital Federal. Accedimos, porque, aunque mucha gente tal vez no lo sepa, los integrantes de la Agencia Informativa Ciriaco Cuitiño tenemos fuentes de suma confianza que se manejan en los lugares menos insospechados, y que son capaces de brindarnos datos de primerísimo nivel y fidelidad. Aclaramos que, hasta antes del encuentro con nuestro informante, desconocíamos sobre qué iba a comentarnos, aunque por la reserva que él nos pidió que tengamos, parecía ser algo delicado.

En medio del bullicio ciudadano, elegimos una mesa lo más apartado posible. “Tengo algunas cosas que comentarles sobre la hija del matrimonio presidencial, Florencia Kirchner”, dijo, apenas luego de encarar al mozo y pedirle unos capuchinos. El testimonio nos era confiado por nuestro ‘informante’, una persona que ha trabajado en sectores de RR.PP. (Relaciones Públicas) en algunas de las discos más jerarquizadas del país. Por motivos de represalias, nos pidió que no reveláramos su identidad. Por este motivo lo llamaremos Ignacio.

“En Capital Federal me la cruzo seguido. Siempre la veo en los VIP de los mejores boliches”, nos asegura Ignacio, cuando cuenta sus experiencias con Florencia Kirchner. “Siempre está con un grupo selecto de personas, sus patovicas y su mejor amigo que es un modelo rubio de ojos celestes, orgulloso de ser homosexual, y de trato ácido y pedante”, agrega.

Hasta aquí no parece haber nada del otro mundo. Pero lo más importante viene ahora. Tomábamos nota profusamente mientras el relato de nuestro ‘informante’ proseguía. Ignacio trabajó este último verano (de 2009) en una discoteca de la costa atlántica, una de las mejores en su tipo. Es allí donde conoció a la hija de los Kirchner más a fondo.

“Creo que era mi tercer día de trabajo, no me acuerdo. Caminaba por el patio del boliche y ¡VI QUE SE LLEVABAN A FLORENCIA KIRCHNER EN CAMILLA! Al día siguiente, uno de los de Seguridad del lugar me dijo que se había pasado en pastillas, que lo hacía siempre”, enfatizó. En la jerga popular, “pastilla” es una mezcla compuesta principalmente por éxtasis, y que también puede incluir cocaína, efedrina u otros químicos, según sea su tipo.

Continuaba Ignacio contándonos la desagradable vida de una niña rica que tuvo –tiene- a sus padres como presidentes de la Argentina: “Algunas noches iba al VIP de cumbia”. Prosigue Ignacio, contándonos que a Florencia Kirchner le encanta bailar “cumbia villera”: “Le gusta mucho esa canción en que la letra trata sobre un negro que viola y después mata a una chica de 12 años en un descampado. No me acuerdo como se llama esa canción. La pasan siempre en los boliches”. El tema referido es, creemos, uno llamado “Su Florcita” de la patética Agrupación Marilyn. Nuestro testigo nos comenta que aquellas noches en el VIP reinaba un ambiente de tensión. Mucha gente prefería irse, ya que el personal de seguridad de la disco y los guardaespaldas de la hija presidencial podían tornarse muy violentos. “Una vez un compañero del laburo -advierte nuestro informante-, sin saber que era la hija del presidente, se le acerca a hablar, pero los ‘patovas’ lo tiraron al suelo. Siempre te están fichando con ganas de matarte”.

Florencia Kirchner (a la derecha de la imagen) junto a una amiga -suponemos-. Ambas se cubren con un costosísimo tapado de piel (¿adquirido con fondos del pueblo argentino?).

Sin más que informar, esta es la manera en la que se divierte la hija presidencial. Usted puede sacar sus propias conclusiones. Adjuntamos a este informe, algunas imágenes que, tiempo atrás, surcaron todo el espacio virtual de Internet, las cuales muestran la desvergonzada vida de quien se da todos los lujos posibles (drogare, por cierto, no es ningún lujo sino la manifestación de una mente débil y enferma) con la plata, con los impuestos del pueblo trabajador argentino.

viernes, 30 de octubre de 2009

UNA CONDENA EXPLICITA A LA SATANICA MASONERIA POR EL GENERALISIMO FRANCISCO FRANCO

Esta imagen corresponde a la portada de un viejo libro nacionalista español escrito, al parecer, durante la Guerra Civil Española por Mauricio Karl. Nosotros hemos editado la imagen para ilustrar este posteo.

Desde 1946 y hasta comienzos de 1951, el generalísimo Francisco Franco publicó una serie de artículos esclarecedores sobre la masonería y su influencia decisiva tanto en España como en el resto del mundo. Conocedor excelso de la internacional masónica, a la que logró detener durante su largo gobierno, Franco la denunció en las páginas del diario "Arriba" en los años antes nombrados. Por cierto, no dejó nada sin analizar sobre la temática, comentando el rol que las logias masónicas tuvieron en las pérdidas de los territorios de ultramar de la antigua España imperial, en la influencia de la masonería durante y luego de la Segunda Guerra Mundial, la composición de las instituciones internacionales minada de logiados, etc., etc.

Un libro rarísimo que lleva por título "Masonería", de tapa negra, fue editado en nuestro país (Argentina) en marzo de 1979 por la editorial Entereza. Junto al título aparece, también, el seudónimo utilizado por Francisco Franco en esos primeros años que lo tuvieron como redactor de "Arriba": se hacía llamar J. Boor.

En este caso, traemos un artículo que Franco publicó el 9 de agosto de 1949. En uno de sus párrafos, para sorpresa de muchos -o no tanto-, se refiere a la masonería como enemiga de la Argentina, que entonces estaba gobernada por el teniente general Juan D. Perón. Esperamos sea de vuestro interés:


"ALTA MASONERIA

La carta pública dirigida por el cardenal Spellman, arzobispo de Nueva York, a Mrs. Franklin D. Roosevelt denunciando su historial anticatólico, saca a la luz la faceta de sectarismo que presenta la política actual norteamericana, de la que Eleanor Roosevelt se destaca como animadora. Las palabras que con este motivo le dirige el cardenal no pueden ser más elocuentes. Califica a la ley Barden, que priva a los niños católicos de su derecho constitucional de igualdad con los demás niños norteamericanos, de "infame ley que injustamente discrimina contra los grupos minoritarios de niños de los Estados Unidos", para terminar su carta expresando a la inquieta viuda: "Su récord de anticatolicismo habla por sí solo; récord que usted misma ha escrito en páginas de historia que no pueden eliminarse, documentos de discriminación indignos de una madre americana".

No se trata de un caso personal, que no hubiera movido la pluma del cardenal, sino de problema mucho más hondo; no estamos ante el hecho aislado de una mujer vesánica y sectaria que hace blanco de sus fobias a la Iglesia Católica, sino de todo un sistema que crece invadiendo el Estado, y del que la insensata dama aparece como campeona.

El asunto tiene para los católicos mucho más alcance. La revista Life, de 28 de marzo de 1949, publica en una plana a todo color un magnífico retrato del Presidente Truman, adornado con todos sus atributos masónicos y su cabeza aureolada por el resplandor de un globo terráqueo con la letra G, inicial de la palabra god (Dios). El retrato, pintado por Greta Kenton, destinado a la Gran Logia de San Luis, es para nuestro caso de una elocuencia abrumadora. Según el texto de la expresada revista, el Presidente Truman ostenta el grado 33, que le fué conferido en el otoño de 1945, al ocupar, a la muerte de Roosevelt, la Presidencia de los Estados Unidos, un grado más alto que el de cualquier otro Presidente anterior. Washington, Monroe, Jackson, Polk, Buchanan, Johnson, Garfield, McKinley, Theodore Roosevelt, Taft, Harding y Franklin Roosevelt han sido todos masones; pero, según expresión de la propia revista, ninguno alcanzó el alto grado conseguido por Mr.Harry Truman; un poquito más masón, por consiguiente, que los que le precedieron.

En Eleanor Roosevelt se da uno de esos casos que en España llamaríamos de marimachos o mujeres "machorras", que ingresan en las logias y alcanzan en ellas, por su sectarismo, un alto puesto. Eleanor Roosevelt es masona, masona activísima, que patrocina el grupo de los sectarios anticatólicos. A ella acudieron en fecha reciente los masones españoles para evitar la votación favorable a España en la Asamblea de la O. N. U., y ella fué, según es público y notorio en los Estados Unidos, la que apartó al Presidente Truman y al State Department de su propósito de votar a favor de España en la Asamblea de la O. N. U., que oficiosamente incluso se había hecho saber a la propia nación española. Mucho tiene que ser el poder sectario de esta vieja masona para influir en tal medida, y en contra de las propias conveniencias del país, expresadas por sus Estados Mayores, las decisiones presidenciales.

En tiempos del Presidente Roosevelt, uno de los más poderosos masones americanos ocupó el puesto de consejero privado del Presidente, el de Richelieu americano, como muchos le designaron; durante varios años trabajó este ilustre y discreto masón porque, al igual que en Inglaterra, pudieran fundirse en la Presidencia de los Estados Unidos el supremo poder ejecutivo y los supremos poderes masónicos. Al ocupar la Presidencia, por la muerte del anterior Presidente, Mr. Truman, de gran abolengo masónico, se acerca a aquella meta deseada con la elevación de éste al más alto grado de la masonería americana.

Aprovecha la masonería el ascenso de los Estados Unidos al primer puesto rector del Occidente, como consecuencia de la victoria, para intentar sujetar el Universo al capricho de unas pasiones sectarias, que acabarán esterilizando lo que intentan llamar el siglo de oro de Norteamérica. Ignora su pasión atea que el destino colectivo de los pueblos está en la mano del Dios verdadero, que muchas veces eleva al que más rápidamente va a dejar caer. La masonería puede desempeñar el papel de azote en este caso. La esterilidad de la victoria ya se viene acusando.

Harry Truman, masón. Muy probablemente sea esta la portada de la revista "Life" del 28 de marzo de 1949, que aparece nombrada por Francisco Franco en el artículo que reproducimos. No se alcanza a ver, en el centro del planeta Tierra, la letra "G" que emplean los masones, aunque sí se distingue el resplandor de aquél.

La ofensiva a lo católico, y como inmediata consecuencia de la ofensiva a España, no debe sorprendernos; la Iglesia católica viene siendo desde hace más de un siglo el blanco de la masonería universal, y si accidentalmente, por necesidades de la guerra y por el gran incremento de la fe católica en los Estados Unidos, lo católico llegó a tomar estado y el poder espiritual del Pontífice contemplado y cuidado por los Estados Unidos, terminada la guerra, renueva la masonería su lucha sorda contra la Iglesia católica, de la que la tristemente famosa ley Barden, que el cardenal Spellman apostrofa, es sólo un dato. El reconocimiento del Estado de Israel, su entrada en la O. N. U., la conducta hipócrita e injusta con España, la enemiga contra la Argentina, la oposición sistemática a los católicos para ocupar puestos rectores en la justicia o en el gobierno del Estado, las mayores decisiones en el orden nacional e internacional, obedecen exclusivamente a los dictados de la masonería.

Repetidas veces, al correr de estos años, leemos en la Prensa de los distintos países noticias como las siguientes: La revista Times, en otoño de 1945, publica habérsele conferido el grado 33 de la masonería al Presidente Truman. En otro periódico de los Estados Unidos se publica inmediatamente después: "Los representantes de las distintas confesiones y sectas protestantes, obedeciendo consignas masónicas, han pedido al Presidente Truman que retire del Vaticano a Myron Taylor, representante oficioso de los Estados Unidos cerca de la Santa Sede". En otro de Suiza: "Las distintas sectas e iglesias protestantes, reunidas en un reciente Congreso internacional en Suiza, acordaron organizar y emprender una ofensiva contra la Iglesia católica". A ello responde inmediatamente la Prensa de Norteamérica: "El Presidente Truman ha acordado retirar a Myron Taylor, representante norteamericano cerca de la Santa Sede, tan pronto como estén firmados los tratados de paz". Y es que lo protestante, así como lo judío y lo masónico, marchan en el mundo íntimamente ligados.

Se da el caso peregrino de que una Iglesia en decadencia, como la protestante, fraccionada en varias decenas de ramas, que se atomizan a través del tiempo, y en un país en el que existen más de treinta millones de ateos, financie en el extranjero, con dinero del Tesoro americano, grandes colegios y misiones protestantes en Cuba, las Antillas y países hispanoamericanos de lengua española, con ánimo de romper la unidad católica de estos países y preparar el camino para la dominación de la masonería sobre los mismos, que, sojuzgándolos política y económicamente a través de hombres de gobiernos masones bajo la disciplina de las logias norteamericanas, traicionen el interés de sus países y los subordinen a Norteamérica. ¿Por qué, si existen tantos millones de ateos en los Estados Unidos, no se extrema allí el celo de los pastores para ganarlos para su fe, en lo que encontrarían la facilidad del idioma y el invertir los dineros en la propia nación, y, en cambio, se multiplican estas misiones, provistas de millones de dólares, en los países extranjeros para pretender rivalizar, y aun destruir, la verdadera Iglesia, de la que en mala hora se separaron?

Detrás de un aparente protestantismo, se alza el poder de la masonería, que invade el campo de la política, el de la justicia, el de la enseñanza y todas las obras filantrópicas en general. Quince mil trescientas logias diseminadas, según la revista Look, y tres millones trescientos mil agentes distribuídos en el país, explican claramente las fobias anticatólicas de la Administración americana. No se nos arguya que hay sones diferentes. No pretendemos negarlo. Son muchos los incautos, los ignorantes o de débil fe que se dejan explotar por los más maliciosos y falaces, y bastantes los masones engañados sujetos a los grados inferiores y no iniciados en los designios verdaderos de la Orden; pero esto no altera, antes justifica, el designio anticatólico y racionalista que la masonería persigue, y que en otro trabajo ampliamente trataré de demostraros.

Si hoy el mundo occidental reconoce la sabiduría del representante de Dios en la tierra al condenar en forma explícita y contundente al comunismo y a cuantos con él se alían y colaboran, no se olvide que en 20 de abril de 1884, reiterando la condenación de sus antecesores, Su Santidad el Papa León XIII publicó su gran encíclica Humanum Genus, en la que condenaba de forma semejante a la masonería".

domingo, 18 de octubre de 2009

EL GENERAL RAMON JUAN ALBERTO CAMPS: ¿DESCUBRIO LO QUE FUE LA SINARQUIA INTERNACIONAL?

General Ramón Juan Alberto Camps: ¿un esclarecido no escuchado?

Lo sabemos. El título de este posteo es provocador, y hay quienes pueden argumentar que nos ponemos "a favor" del extinto general Ramón Juan Alberto Camps, jefe de la Policía Bonaerense durante ese nefasto período de la historia denominado "Proceso de Reorganización Nacional" (1976-1983).

Lógicamente que Camps no tuvo ingerencia alguna en lo que fue la destrucción de la industria y la economía nacionales durante aquél régimen, porque el ex jefe de la Policía Bonaerense era un hombre de acción. Seguramente sí contribuyó a otro mal muy emparentado a la frívola actitud burguesa del "no te metas", cuando algunos grupos de tarea bajo su tutela irrumpían, tal vez con más irracionalidad que con información, a alguna casa en busca de conocidos de delincuentes subversivos marxistas que, a lo mejor -vale la aclaración-, nada tenían que ver con meter bombas o secuestrar empresarios, militares o civiles.

Pero, ahora bien: ¿qué sabía Ramón Juan Alberto Camps del poder mundial? ¿Qué pudo sacar de limpio al desarticular (hasta donde lo dejaron) el conglomerado de empresas del hebreo sionista David Graiver, el financista de la organización marxista Montoneros? ¿Qué pudo extraer del traidor y "periodista" Jacobo Timerman, quien se llevaba bien con desalmados militares de alta jerarquía y con los delincuentes marxistas de entonces? ¿Y de la tan mencionada empresa Papel Prensa?

Si nuestra información no es errónea, el general Camps escribió dos libros, uno de ellos titulado "El Poder en la Sombra". Fue esta una obra divulgada en su momento, pero desde hace años a esta parte totalmente ignorada. "El Poder en la Sombra" es una libro harto recomendable, porque tiene pruebas irrefutables, y un material fotográfico que muestra a las claras que, efectivamente, el poder mundial ya hacía de las suyas en los oscuros años setenta.

Una fuente muy confiable nos dijo una vez que Camps sentía cierta estima por María Estela Martínez de Perón, dejándonos la duda de si Camps era o no peronista. Quizás nunca lo sabremos con certeza, aunque hay indicios. En "El Poder..." deja entrever que, tanto en el último gobierno peronista como durante los albores del liberal Proceso de Reorganización Nacional, quienes manejaron la situación fueron unos pocos financistas y comunicadores que giraban en torno a Graiver. Y de la familia Graiver, salía una inobjetable proyección internacional. Allí, según las pruebas reunidas en dicha obra, se controló la política nacional desde 1971 hasta 1977. De acuerdo a lo que dicta la realidad, ese mismo poder de las finanzas se extiende desde 1977 hasta el 2009.


SOBRE "PAPEL PRENSA"

Hace unos días, apenas, salió en los medios que el impresentable secretario de Comercio Interior kirchnerista, Guillermo Mario Moreno, en una reunión que hizo el 14 de septiembre de 2009 con representantes estatales del directorio de Papel Prensa (empresa que fabrica el papel de 170 diarios del país, entre ellos "Clarín" y "La Nación"), los intimó para que el Estado Nacional controle totalmente a la firma, mantiendo de tal forma el monopolio del papel y, por ende, el control para que salgan o no los diarios del país. Un periódico adepto, por ejemplo, recibiría fondos para seguir editando sus ejemplares, sino no. A raíz de esta actitud digna de la democracia liberal-marxista, la composición accionaria al 2009 de Papel Prensa es la que sigue:

1) "Clarín" posee un 37%.

2) "Estado Nacional" tiene un 27,46%.

3) "La Nación S.A." tiene un 22,49%.

4) "Cimeco S.A." (del Grupo Clarín) participa del 12%.

5) Accionistas terceros se ubican en un 1,05% de las acciones.

Imagen del 2 de noviembre de 1979: el liberal general Jorge Rafael Videla brinda con la actual presidente del Grupo Clarín, en la "inauguración" de Papel Prensa S.A. Para controlar el monopolio, la dictadura militar fue explícita: o 'tapan' la represión y los desaparecidos, o los principales diario argentinos no tendrán el control de Papel Prensa. Infame.

Pero veamos quiénes tenían el control de Papel Prensa, de acuerdo a la obra "El Poder en la Sombra" del extinto general Ramón Juan Camps:

"Una parte importante del capital de los Graiver había sido invertida en medios de comunicación, a pesar de que el buen olfato financiero de los dirigentes del grupo [Graiver] sabía perfectamente que ese ramo no era ni seguro, ni rentable. Este interés por influir en la opinión pública, demostrado por un "holding" que exteriormente parecía apolítico, y las grandes sumas invertidas en ese sector económico, fueron una de las pautas que nos indicaron que detrás de los negocios había intenciones de otro tipo. Los Graiver trataron de dominar todo el sector periodístico comprando las acciones de Papel Prensa, industria madre destinada a abastecer a la mayor parte de los diarios argentinos".

Y luego, en la parte donde desglosa una por una las firmas participantes del grupo financiero sionista Graiver, dice (página 233):

"PAPEL PRENSA S.A.:

Se trata de una fábrica de papel de diario ubicada en el pueblo de San Pedro, provincia de Buenos Aires. Existía en esa empresa una participación estatal. En el año 1973 compraron las acciones del ingeniero Rey y del señor César Doretti. Esta compra fue realizada por David para Galería Da Vinci S.A. Luego estas acciones se suscriben y se prestan al señor Rafael Ianover. David Graiver, a título personal, suscribe acciones. El 2 de noviembre de 1979 se vende a los diarios "La Razón", "Clarín" y "La Nación", que integran una sociedad llamada Papel S.A. Como intermediario en la operación participa el señor Guillermo Gainza Paz y hace el remate de la misma el doctor Miguel Anchorena quien habría sugerido que debía venderse a los diarios, pues de esta forma sería aprobada la operación por el Estado".

Lo que omite decir Camps (y es razonable, pues era funcionario del proceso militar) era que cuando ese 2 de noviembre de 1979 Papel Prensa pasa a los principales diarios del país, los militares lo hacían con una condición insoslayable: que "Clarín", "La Nación" y "La Razón" iban a tener el control de semejante empresa pero si en sus publicaciones tapaban la represión y los desaparecidos. Caso contrario, ninguno de esos diarios (cual amenaza del funcionario kirchnerista Moreno) tendría acciones en Papel Prensa S.A. Por ende, un siniestro pacto de mentira y sangre hubo para que, al día de hoy, el Grupo Clarín sea el principal accionista de Papel Prensa, seguido muy de cerca por La Nación S.A.

Luego, hay otra verdad: para 1973, año en que el grupo Graiver se hace cargo de Papel Prensa, David Graiver ya tenía lazos firmes con la organización marxista Montoneros, a la que le manejaba sus finanzas. En 1974 se produce el fenomenal secuestro y posterior pago de 60.000.000 de dólares de los hermanos Born. Como correspondía, David Graiver manejó ese exorbitante dinero. Como buen especulador hebreo, con parte de esos 60 millones habrá reequipado y engrandecido Papel Prensa. Luego de la dudosa ¿muerte? de David Graiver en México, los jerarcas militares del último gobierno militar presionaron a la familia Graiver para que entregara la firma. Es decir, el terrible negociado suscrito el 2 de noviembre de 1979 se hizo con parte del dinero del secuestro de los hermanos Born de 1974. Un fiel ejemplo de lo que es la sinarquía internacional y, por ende, el Imperialismo Internacional del Dinero, según la encíclica papal de Pío XI (1939).


LA SINARQUIA INTERNACIONAL, EN PALABRAS DE CAMPS

Al intentar explicar para quién jugaba David Graiver, si para la delincuencia subversiva marxista o para los capitales financieron más villanos, esto argumentaba un aparentemente esclarecido Ramón Juan Alberto Camps:

"Las vinculaciones y ramificaciones del imperio espurio que formó el grupo Graiver exceden la capacidad de asombro del investigador más escéptico. Personas aparentemente intachables, de supuestos antecedentes valiosos, profesionales, empresarios, personas de orígenes sociales distintos, aparecen salpicadas, cuando no inmersas, en el lodazal de la corrupción, de mentiras y de fraudes que fue el "modus operandi" de David Graiver y su grupo.


El agente cubano y delincuente marxista Ernesto "che" Guevara Lynch de la Serna bebiendo una imperialista Coca-Cola. Seguro que al pueblo cubano le hacía tomar agua.

Una perspectiva que enfoque el problema desde un punto de vista ético puede explicar muchas conductas, presentándolas como graves falencias en la formación de la personalidad moral de los miembros del clan. El apetito desordenado e incontrolado por el dinero y por el poder que aquél trae aparejado en una sociedad regida por el materialismo, explica sin duda, algunas claves del caso Graiver. Pero la concupiscencia de dinero es solo uno de los anzuelos que permitieron a David reclutar cómplices, ingenuos, socios, personas influyentes. (...)

Importantes grupos financieros estuvieron directamente implicados en la gestación de los grandes movimientos revolucionarios modernos. La burguesía parisina, por ejemplo, apoyó la Revolución Francesa, y los consorcios de banqueros internacionales financiaron y apoyaron a Lenín en 1917. Por lo tanto no debe extrañar que en la Argentina, desde antes de 1973, hubo grupos económicos que apoyaron y fomentaron la subversión. Con el caso Graiver queda demostrado que entre la subversión marxista y algunos financistas hubo conexiones y coincidencia de intereses. Investigar los alcances de la participación de estas personas en la obra de disolución nacional que emprendió David Graiver (junto con Gelbard, Broner, Rubinstein, Rotemberg, Timerman), va a convertirse en una necesidad para esclarecer y purificar la convivencia entre los argentinos". Nos sacamos el sombrero por esta impecable claridad.

Y por si esto fuera poco, en "El Poder en la Sombra", cuya tercera edición es de 1983, Camps se anticipa casi 3 décadas a lo que hoy devino la subversión marxista, esto es, como internacional totalmente aceptada en el marco del sistema capitalista liberal de la usura. Además, critica severamente a las propias FF.AA., quienes por cobardía no encararon el aniquilamiento de las finanzas especuladoras y destructoras de la Patria:

"Estas guerras [contra el marxismo] no las comienza nunca el antimarxismo. La jugada inicial la hace siempre el marxismo. Por lo general, cuando las fuerzas nacionales se lanzan a la lucha los acontecimientos han llegado a un punto tal que se pelea simplemente para evitar que a uno lo maten o asesinen a su familia, sin tiempo para esclarecer en la población y los combatientes los valores trascendentales que están en juego. En la década del '70 los terroristas pasaron en la Argentina de la lucha ideológica al enfrentamiento armado, pero creo que ya aprendieron la lección. En la del '80 van a actuar en el campo político, eludiendo el enfrentamiento con las Fuerzas Armadas. La infiltración política no se va a dirigir a un solo partido; van a tratar de entrar en todos los que puedan servir a sus objetivos, y también en las organizaciones sociales, culturales y educacionales. Se van a empeñar en seducir a toda la población. Van a hacer todo lo posible para evitar cualquier salida que no sirva a sus fines. Es tiempo que erijamos contra esta invasión una doctrina sólida, verdadera e integradora de todos los valores que nos son queridos y por los que peleamos". Y acá viene la crítica a los militares traidores que no supieron encarar la lucha contra el marxismo internacional, que ahora domina con ayuda del capital financiero mundial: "En el '76 la lucha se emprendió principalmente en el campo armado. Hubo algunos esfuerzos hechos para detener la infiltración en política y educación. Yo fui uno de los que intentaron medirse con la todopoderosa subversión económica, que al fin fue la que consiguió malograr todo el esfuerzo realizado (...).

En 1976 se inició una política económica que no solo se desentendía de la lucha antisubversiva, sino que incluso permitió que el materialismo descontrolado actuara en la práctica como aliado de la subversión. No se puede subordinar la lucha contra la subversión a la política económica. Esto lo afirmé en el '76 y lo reafirmo ahora. Las cosas deben ser al revés: la política económica debe auxiliar a la doctrina que opondremos a los nuevos intentos subversivos. Yo no puedo pelear contra los terroristas mientras los especuladores hacen cerrar fábricas".

Señores, el general Ramón Juan Alberto Camps con esto último, ¿no despotrica contra la economía ultraliberal del delincuente traidor José Alfredo "joe" Martínez de Hoz? ¿Camps fue un esclarecido al que cipayos como Jorge Rafael Videla, el masón Emilio Eduardo Massera o su 'hermano' Guillermo Suárez Mason no lo escucharon? ¿Fue peronista el general Camps?

jueves, 8 de octubre de 2009

ALDO RICO: LA HISTORIA DE UN TRAIDOR AL EX CORONEL SEINELDIN

Una imagen de tiempos recientes: el traidor Aldo Rico, de chaleco verde amarronado y pantalones ligeramente claros, posa en un acto proselitista junto al delincuente subversivo marxista y hebreo kirchnerista Carlos Kunkel. El ex coronel Seineldín tenía razón: Rico hizo política y se prostituyó.

Cuando el 2 de septiembre próximo pasado asistíamos al velatorio del ex coronel Mohamed Alí Seineldín, algunos curiosos se preguntaban si entre los presentes podría estar el teniente coronel (R) Aldo Rico. Entre las respuestas que se pudieron escuchar, una sonaba como la más clara y acertada: no, Rico no va a estar presente porque traicionó al ilustre muerto. De eso se trata, pues, este posteo, de dilucidar algunos momentos y comentarios que permitan demostrar aquél distanciamiento entre Seineldín y Rico, entre el soldado y el insubordinado.

Al parecer, Aldo Rico defeccionó cuando el gobierno del gramsciano masón Raúl Ricardo Alfonsín Foulkes ya estaba llegando a su fin. Entre diciembre de 1987 y enero de 1988, ya había rumores concretos sobre el "Segundo Operativo Dignidad" que se llevaría a cabo a traves de la figura del teniente coronel Aldo Rico, aunque todavía no se definía el lugar donde el levantamiento tendría lugar. La exigencia de esta acción era la remoción del entonces jefe del Ejército, el liberal general José Dante Caridi, y poner en su lugar a algún general de la línea nacionalista de la fuerza.

Aunque sería tedioso mencionarlo, la administración alfonsinista se vio sumamente preocupada por esta reacción de los "carapintadas", por lo que movilizó rápidamente los oficios de un oscurísimo personaje hoy devenido en intocable empresario y miembro de la masonería: su Ministro del Interior, Enrique Carlos "coti" Nosiglia.

En efecto, Nosiglia bien puede decirse que mantuvo contactos con Aldo Rico a través de una serie de personajes de dobles apellidos que pivoteaban entre el rugby y los servicios de inteligencia militares. Pongamos, para ello, la referencia que nos brinda la obra "El Coti", de los periodistas Darío Gallo y Gonzalo Álvarez Guerrero (páginas 207 y 208):

"La cadena de contactos [de Nosiglia], otra vez, provenía del rugby. O'Reilly [Rodolfo], por entonces director técnico de Los Pumas, tenía entre sus amistades a Alfredo "Bambi" Soares Gache, subsecretario de Deportes en la ciudad, medio scrum y militante coordinador. Soares Gache, a su vez, era muy amigo de otro rugbier, Eduardo Fernández Gil, hijo de Guillermo Fernández Gil, ex funcionario del Proceso y suerte de operador civil de los carapintadas. Los eslabones se fueron enlazando hasta el Coti". ¿Qué le dijo Enrique Nosiglia a los señores antes nombrados, en una reunión secreta que mantuvieron a comienzos de 1988? Lo siguiente: "Bueno, podemos reunirnos, pero tiene que ser en la más absoluta reserva. No debe trascender de ninguna manera que estoy negociando con Rico".

El primer encuentro se hizo el 3 de enero de 1988, en Punta del Este, en la casa de Rodolfo O' Reilly, sin resultados. El segundo encuentro tuvo lugar el domingo 10 de enero de 1988, oportunidad en la que Nosiglia expresó que "Alfonsín está dispuesto a conversar con ustedes si Rico se tranquiliza". Al parecer, se estudió esta alternativa, no sin antes establecer un tercer encuentro que jamás se concretó: iba a tener lugar el día 14 de enero de 1988.

El "Segundo Operativo Dignidad" se desencadenó el 13 de enero. Aldo Rico, que estaba detenido bajo arresto domiciliario en una quinta llamada "Los Fresnos", de Bella Vista, provincia de Buenos Aires, logra escapar del cerco que le tendieron allí efectivos del Regimiento N°8 de Tanques de Magdalena y un millar de otros soldados. Esta huída se debió a que la quinta "Los Fresnos" era propiedad de un tal Salvador Lentini, yerno del ex funcionario del proceso militar de 1976, Guillermo Fernández Gil.

Aldo Rico, clandestino, se mantuvo dos días sin ser capturado; en ese brevísimo lapso, tomó una avioneta en Don Torcuato y rumbeó hacia Monte Caseros, provincia de Corrientes. "Desde el cuartel correntino -señala el libro "El Coti"- lanzó un radiograma anunciando su decisión de continuar con el interrumpido "Operativo Dignidad". Pero su plan pronto comenzó a hacer agua".

Ocurrió que este alzamiento militar no tuvo las adhesiones esperadas, al tiempo que Rico consideró trascendental el no poder contar con un oficial de alta graduación (un general, tal vez) para romper con la pirámide jerárquica del ejército impregnado de ideas liberales. Hay estimaciones que señalan que los 'carapintadas' querían contar con la presencia del entonces coronel Mohamed Alí Seineldín, quien declinó ser parte de este levantamiento militar.

Finalmente, el 18 de enero de 1988, Aldo Rico se rindió, "después de escuchar muy pocos tiros".


BUNGE & BORN, EL GENERAL AUEL, RICO Y NOSIGLIA

Antes del día 18, que es cuando Rico se rinde, los 'carapintadas' que lo seguían barajaron como posible reemplazo del general Caridi en la jefatura del Ejército, el nombre del general Heriberto Auel, quien, no obstante, desechó tal ofrecimiento para colaborar "desde las sombras". Hay quienes comentaban en esos días, que Auel fue el apellido que el Ministro del Interior Nosiglia le tiró a Raúl Ricardo Alfonsín cuando las papas quemaban, o sea, en medio de las acciones de Monte Caseros.

Luego de un mes de terminada la rebelión, el 18 de febrero de 1988 eran sometidos a un interrogatorio en el Congreso Nacional, Enrique "coti" Nosiglia y José Horacio Jaunarena (Ministro de Defensa de Alfonsín), para que den explicaciones sobre los rumores de contactos que mantuvieron con Aldo Rico y sus acólitos. El presidente de la Cámara de Diputados, Juan Carlos Pugliese, le cedió la palabra al entonces diputado justicialista Roberto Digón (hombre del forajido José Luis Manzano), quien expresó: "Quisiera preguntarles a los señores ministros si tienen conocimiento de que el señor general Auel sobrevoló con un avión particular la zona de Monte Caseros. Y quisiera saber si los señores ministros están en condiciones de informar qué misión cumplía el general, ya que ese avión salido de Ezeiza es un Lear-Jet matrícula LVL06 perteneciente a la empresa Bunge & Born". Y luego continuó: "Ese avión habría sido facilitado al general Auel por el señor José María Menéndez, empleado de Bunge & Born".

Para clarificar un poco, diremos que José María Menéndez, efectivamente, era empleado de la firma Bunge & Born, además de ser muy amigo de Guillermo Fernández Gil (vocero y operador civil de Rico). El tema estaba en que, no solamente Enrique Carlos "coti" Nosiglia, funcionario de Alfonsín, había mantenido contactos con un general con fluídos contactos con los 'carapintadas', sino que también estaba Nosiglia en permanente conocimiento de que en ese entramado de conexiones había importantes hombres del PJ renovador que, en breve tiempo, pondría a Carlos Saúl Menem como presidente de la Nación. De hecho, José María Menéndez era muy amigo de Luis Barrionuevo, de Jorge Triaca y del mismísimo teniente coronel Aldo Rico... Y, aparte de todo esto, un coloso como el conglomerado Bunge & Born, se tiraba en contra de la UCR (Unión Cívica Radical) gobernante. Se entiende, de este modo, por qué Mohamed Alí Seineldín no quiso ser parte del levantamiento de Monte Caseros.


EL DIALOGO DEL ROMPIMIENTO RICO-SEINELDIN

Para no hacer extenso este posteo que, creemos, reviste cierto interés para entender por qué dos veteranos de Malvinas nunca más se cruzaron ni se dirigieron la palabra, transcribiremos la parte en que se da el rompimiento definitivo de Aldo Rico para con el movimiento 'carapintada' del Ejército Argentino por traidor. Dice así:

"Aquél vínculo indirecto entre Rico y Nosiglia le valió al teniente coronel, años después, la expulsión del movimiento carapintada. Si entre 1987 y 1990 Rico y Seineldín se habían asociado para construir un polo rebelde en el Ejército, cuando el líder de las revueltas de Semana Santa y Monte Caseros comenzó su actividad política fue violentamente removido del movimiento, que quedó bajo el liderazgo monolítico de Seineldín.

Clarín reconstruyó un diálogo sucedido en abril de 1990, en las oficinas de Seineldín en Belgrano.

Seineldín: ¿Por qué usted, que es comandante del Ejército nacional, hace política partidaria?

Rico: No tengo que dar explicaciones.

Seineldín: ¿Por qué se reunió con el montonero Galimberti y con el socialdemócrata Nosiglia?

Rico: No tengo que dar explicaciones.

No le hizo una tercera pregunta. Ya era suficiente. Con tales amistades, alcanzaba para declarar a Rico "enemigo de la patria". Lo insultó y lo echó de la oficina".