viernes, 30 de octubre de 2009

UNA CONDENA EXPLICITA A LA SATANICA MASONERIA POR EL GENERALISIMO FRANCISCO FRANCO

Esta imagen corresponde a la portada de un viejo libro nacionalista español escrito, al parecer, durante la Guerra Civil Española por Mauricio Karl. Nosotros hemos editado la imagen para ilustrar este posteo.

Desde 1946 y hasta comienzos de 1951, el generalísimo Francisco Franco publicó una serie de artículos esclarecedores sobre la masonería y su influencia decisiva tanto en España como en el resto del mundo. Conocedor excelso de la internacional masónica, a la que logró detener durante su largo gobierno, Franco la denunció en las páginas del diario "Arriba" en los años antes nombrados. Por cierto, no dejó nada sin analizar sobre la temática, comentando el rol que las logias masónicas tuvieron en las pérdidas de los territorios de ultramar de la antigua España imperial, en la influencia de la masonería durante y luego de la Segunda Guerra Mundial, la composición de las instituciones internacionales minada de logiados, etc., etc.

Un libro rarísimo que lleva por título "Masonería", de tapa negra, fue editado en nuestro país (Argentina) en marzo de 1979 por la editorial Entereza. Junto al título aparece, también, el seudónimo utilizado por Francisco Franco en esos primeros años que lo tuvieron como redactor de "Arriba": se hacía llamar J. Boor.

En este caso, traemos un artículo que Franco publicó el 9 de agosto de 1949. En uno de sus párrafos, para sorpresa de muchos -o no tanto-, se refiere a la masonería como enemiga de la Argentina, que entonces estaba gobernada por el teniente general Juan D. Perón. Esperamos sea de vuestro interés:


"ALTA MASONERIA

La carta pública dirigida por el cardenal Spellman, arzobispo de Nueva York, a Mrs. Franklin D. Roosevelt denunciando su historial anticatólico, saca a la luz la faceta de sectarismo que presenta la política actual norteamericana, de la que Eleanor Roosevelt se destaca como animadora. Las palabras que con este motivo le dirige el cardenal no pueden ser más elocuentes. Califica a la ley Barden, que priva a los niños católicos de su derecho constitucional de igualdad con los demás niños norteamericanos, de "infame ley que injustamente discrimina contra los grupos minoritarios de niños de los Estados Unidos", para terminar su carta expresando a la inquieta viuda: "Su récord de anticatolicismo habla por sí solo; récord que usted misma ha escrito en páginas de historia que no pueden eliminarse, documentos de discriminación indignos de una madre americana".

No se trata de un caso personal, que no hubiera movido la pluma del cardenal, sino de problema mucho más hondo; no estamos ante el hecho aislado de una mujer vesánica y sectaria que hace blanco de sus fobias a la Iglesia Católica, sino de todo un sistema que crece invadiendo el Estado, y del que la insensata dama aparece como campeona.

El asunto tiene para los católicos mucho más alcance. La revista Life, de 28 de marzo de 1949, publica en una plana a todo color un magnífico retrato del Presidente Truman, adornado con todos sus atributos masónicos y su cabeza aureolada por el resplandor de un globo terráqueo con la letra G, inicial de la palabra god (Dios). El retrato, pintado por Greta Kenton, destinado a la Gran Logia de San Luis, es para nuestro caso de una elocuencia abrumadora. Según el texto de la expresada revista, el Presidente Truman ostenta el grado 33, que le fué conferido en el otoño de 1945, al ocupar, a la muerte de Roosevelt, la Presidencia de los Estados Unidos, un grado más alto que el de cualquier otro Presidente anterior. Washington, Monroe, Jackson, Polk, Buchanan, Johnson, Garfield, McKinley, Theodore Roosevelt, Taft, Harding y Franklin Roosevelt han sido todos masones; pero, según expresión de la propia revista, ninguno alcanzó el alto grado conseguido por Mr.Harry Truman; un poquito más masón, por consiguiente, que los que le precedieron.

En Eleanor Roosevelt se da uno de esos casos que en España llamaríamos de marimachos o mujeres "machorras", que ingresan en las logias y alcanzan en ellas, por su sectarismo, un alto puesto. Eleanor Roosevelt es masona, masona activísima, que patrocina el grupo de los sectarios anticatólicos. A ella acudieron en fecha reciente los masones españoles para evitar la votación favorable a España en la Asamblea de la O. N. U., y ella fué, según es público y notorio en los Estados Unidos, la que apartó al Presidente Truman y al State Department de su propósito de votar a favor de España en la Asamblea de la O. N. U., que oficiosamente incluso se había hecho saber a la propia nación española. Mucho tiene que ser el poder sectario de esta vieja masona para influir en tal medida, y en contra de las propias conveniencias del país, expresadas por sus Estados Mayores, las decisiones presidenciales.

En tiempos del Presidente Roosevelt, uno de los más poderosos masones americanos ocupó el puesto de consejero privado del Presidente, el de Richelieu americano, como muchos le designaron; durante varios años trabajó este ilustre y discreto masón porque, al igual que en Inglaterra, pudieran fundirse en la Presidencia de los Estados Unidos el supremo poder ejecutivo y los supremos poderes masónicos. Al ocupar la Presidencia, por la muerte del anterior Presidente, Mr. Truman, de gran abolengo masónico, se acerca a aquella meta deseada con la elevación de éste al más alto grado de la masonería americana.

Aprovecha la masonería el ascenso de los Estados Unidos al primer puesto rector del Occidente, como consecuencia de la victoria, para intentar sujetar el Universo al capricho de unas pasiones sectarias, que acabarán esterilizando lo que intentan llamar el siglo de oro de Norteamérica. Ignora su pasión atea que el destino colectivo de los pueblos está en la mano del Dios verdadero, que muchas veces eleva al que más rápidamente va a dejar caer. La masonería puede desempeñar el papel de azote en este caso. La esterilidad de la victoria ya se viene acusando.

Harry Truman, masón. Muy probablemente sea esta la portada de la revista "Life" del 28 de marzo de 1949, que aparece nombrada por Francisco Franco en el artículo que reproducimos. No se alcanza a ver, en el centro del planeta Tierra, la letra "G" que emplean los masones, aunque sí se distingue el resplandor de aquél.

La ofensiva a lo católico, y como inmediata consecuencia de la ofensiva a España, no debe sorprendernos; la Iglesia católica viene siendo desde hace más de un siglo el blanco de la masonería universal, y si accidentalmente, por necesidades de la guerra y por el gran incremento de la fe católica en los Estados Unidos, lo católico llegó a tomar estado y el poder espiritual del Pontífice contemplado y cuidado por los Estados Unidos, terminada la guerra, renueva la masonería su lucha sorda contra la Iglesia católica, de la que la tristemente famosa ley Barden, que el cardenal Spellman apostrofa, es sólo un dato. El reconocimiento del Estado de Israel, su entrada en la O. N. U., la conducta hipócrita e injusta con España, la enemiga contra la Argentina, la oposición sistemática a los católicos para ocupar puestos rectores en la justicia o en el gobierno del Estado, las mayores decisiones en el orden nacional e internacional, obedecen exclusivamente a los dictados de la masonería.

Repetidas veces, al correr de estos años, leemos en la Prensa de los distintos países noticias como las siguientes: La revista Times, en otoño de 1945, publica habérsele conferido el grado 33 de la masonería al Presidente Truman. En otro periódico de los Estados Unidos se publica inmediatamente después: "Los representantes de las distintas confesiones y sectas protestantes, obedeciendo consignas masónicas, han pedido al Presidente Truman que retire del Vaticano a Myron Taylor, representante oficioso de los Estados Unidos cerca de la Santa Sede". En otro de Suiza: "Las distintas sectas e iglesias protestantes, reunidas en un reciente Congreso internacional en Suiza, acordaron organizar y emprender una ofensiva contra la Iglesia católica". A ello responde inmediatamente la Prensa de Norteamérica: "El Presidente Truman ha acordado retirar a Myron Taylor, representante norteamericano cerca de la Santa Sede, tan pronto como estén firmados los tratados de paz". Y es que lo protestante, así como lo judío y lo masónico, marchan en el mundo íntimamente ligados.

Se da el caso peregrino de que una Iglesia en decadencia, como la protestante, fraccionada en varias decenas de ramas, que se atomizan a través del tiempo, y en un país en el que existen más de treinta millones de ateos, financie en el extranjero, con dinero del Tesoro americano, grandes colegios y misiones protestantes en Cuba, las Antillas y países hispanoamericanos de lengua española, con ánimo de romper la unidad católica de estos países y preparar el camino para la dominación de la masonería sobre los mismos, que, sojuzgándolos política y económicamente a través de hombres de gobiernos masones bajo la disciplina de las logias norteamericanas, traicionen el interés de sus países y los subordinen a Norteamérica. ¿Por qué, si existen tantos millones de ateos en los Estados Unidos, no se extrema allí el celo de los pastores para ganarlos para su fe, en lo que encontrarían la facilidad del idioma y el invertir los dineros en la propia nación, y, en cambio, se multiplican estas misiones, provistas de millones de dólares, en los países extranjeros para pretender rivalizar, y aun destruir, la verdadera Iglesia, de la que en mala hora se separaron?

Detrás de un aparente protestantismo, se alza el poder de la masonería, que invade el campo de la política, el de la justicia, el de la enseñanza y todas las obras filantrópicas en general. Quince mil trescientas logias diseminadas, según la revista Look, y tres millones trescientos mil agentes distribuídos en el país, explican claramente las fobias anticatólicas de la Administración americana. No se nos arguya que hay sones diferentes. No pretendemos negarlo. Son muchos los incautos, los ignorantes o de débil fe que se dejan explotar por los más maliciosos y falaces, y bastantes los masones engañados sujetos a los grados inferiores y no iniciados en los designios verdaderos de la Orden; pero esto no altera, antes justifica, el designio anticatólico y racionalista que la masonería persigue, y que en otro trabajo ampliamente trataré de demostraros.

Si hoy el mundo occidental reconoce la sabiduría del representante de Dios en la tierra al condenar en forma explícita y contundente al comunismo y a cuantos con él se alían y colaboran, no se olvide que en 20 de abril de 1884, reiterando la condenación de sus antecesores, Su Santidad el Papa León XIII publicó su gran encíclica Humanum Genus, en la que condenaba de forma semejante a la masonería".

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Comentarios en la red que muestran para mi la condición SATÁNICA, PERVERSA, LUCIFERINA, FASCISTA Y NEONAZI DE LA MASONERÍA Y DEL A MASONERÍA ARIA NAZI


VICENTE ROCAMORA MORALES: FARSANTE MASÓN.
El farsante masón Vicente Rocamora Morales, si que os podria hablar de satanismo y masonería. Él sabe. Y ya me entendeis.

El problema de este tema es cuando aparecen rituales satánicos y homosexuales en los medios de comunicación.

El fundador de los masones españoles es el depravado sexual Duque de Wharton creador del orgiastico Club del Fuego del Infierno. Se follaban en orgias unos con otros, con el mandil.

Esta dicho todo.


Busquen en internet y veran que sus lemas son: ciencia justicia y trabajo. Me parece que mas de uno le está errando al decir que la masoneria es satánica.

Ademas nunca enseño a odiar a nadie sino todo lo contrario

Es mas, la masoneria esta mas cerca de los valores que promulgaba Cristo, que uds la Iglesia.

Lean e investiguen antes de opinar sin fundamentación sólida y con fanatismo. En vez de gastar tiempo en vano tirando odio contra cosas que no conocen, compren libros sobre el tema e informense!
Hay muchos! ;)

Saludo atte.


armando batalla
05/05/2010 Cuidado con De la Cierva.
Ricardo de la Cierva no cuenta todo, porque es miembro de una orden de templarios no masones que también le rinde culto al demonio.


armando batalla
05/05/2010 Son luciferinos, depravados y anticristianos.
Las dos cabezas más peligrosas y luciferinas de la masonería española son Victor Guerra García (anticristianismo y pornografía masónica con apoyos a homosexuales en logias), Yaiza Martínez Montesdeoca (manipulación mental en Tendencias 21 y esoterismo luciferino con apoyos homosexuales y lesbicos) y el satanista Jordi Farrerons que declara anticristianemte y luciferinamente para pisotear el crufifijo que el cruficijo no puede imponerse en sitios públicos.brRicardo de la Cierva ha dado buena cuenta de estos depravados masones en un libro sobre Ritos Masónicos Anticristianos.brbr

vicente rm dijo...

Soy Vicente Rocamora Morales.
Les invito a leer esto:
http://decadenciayrefugio.blogspot.com/search/label/Abducido%20por%20la%20Injundia

Anónimo dijo...

Que gran coincidencia que los masones gobernantes de la Argentina, caso Alfonsín, Menem, Duhalde,Kirchner,Fernández I. etc, son promotores y guardianes de leyes antilericales,pro-subversivas y de contranatura pansexual. Más clatro canta un gallo.

Anónimo dijo...

Las asociaciones de derechos de la mujer tendrían que llevar a juicio a esta secta masónica por discriminación por motivos de sexo, algo que prohibe la legislación.
La mayoría de expertos en sectas incluyen a las logias masónicas como sectas peligrosas.
Practican el satanismo, pero otras el terrorismoy el crimen masónico, varias logias como la Logia P2 han cometido asesinatos políticos como el de Roberto Calvi jefe del Banco Ambrosiano al que colgaron en Inglaterra los anglicanos masones de Inglaterra o los de Jack el destripador y su logia que ejecutaron a unas cuantas prostitutas. Todo para ocultar un secreto de la familia real fundadora del anglicanismo.
Hijos del demonio y Satanás

Ricardo

Anónimo dijo...

No es extraño que Vicente Rocamora Morales desmienta que es Gran Oriente de Lucifer.
La masonería española está ocultando un secreto a voces de su historia satánica.
Su fundador el Duque de Wharton, delincuente y estafador condenado por estafas a cárcel, estuvo al frente de la peor secta satánica del siglo XVIII, el infame Club del Fuego del Infierno, en la que realizan orgías dedicadas al Baphomet, el Infiern0, las penetraciones y actos homosexuales.
Las orgías de esta peligrosa y dañina secta de Wharton eran aberrantes y depravadas.
Wharton se arrepintió de su relación con la masonería satánica, pero ellos han seguido...
http://es.wikipedia.org/wiki/Philip_Wharton

Lucifer, como reconoce Albert Pike, es el Dios de la Luz al que le rinden culto los masones.

Anónimo dijo...

Padre Manuel Guerra en video sobre la Trama Masónica

http://www.youtube.com/watch?v=ziEnDD8vaxY&feature=related

El Duque de Wharton fue condenado por difamar al rey de Inglaterra, y por profanar y satanizar la secta que dirigia como un psicópata del demonio: el Club del Fuego del Infierno.


Quien fue a la carcel por estafas fue otro masón homosexual: Joachim Martínez Pasqually o simplemente Martínez de Pasqually. Un estafador que se inventaba títulos nobiliarios, un sinverguenza mariquita.

Los lideres de su secta actual cuentan aqui que son travestis:
http://ecuador.indymedia.org/es/2006/07/15343.shtml

Anónimo dijo...

Por cierto, le dais mucha importancia al tontaina pseudomason de Vicente Rocamora, es un pobre diablillo no pinta nada en este invento.

Hace falta ir más a desenmascarar a los altos grados.

Anónimo dijo...

Os equivocais. Wharton solo fue condenado por difamar al rey de Inglaterra, por gravisimas profanaciones y satanizaciones de su secta El Club del Fuego del Infierno.
Fue Pascually y Blavatsky los que estafaron y terminaron en el talego.
No haced caso a Rocamora Morales solo tiene deseos de notorierad, importan los SUPERSATANICOS ALTOS GRADOS, SATANISTAS CONSCIENTES EXTREMADAMENTE PELIGROSOS QUE PORTAN EL MAL AL MUNMDO

Masonería, Exorcismo, Satanismo. Ricardo de la Cierva dijo...

el último libro de Ricardo de la Cierva. Me he asustado muchísimo al leerlo, es terrible como la masonería domina al mundo con su poder satánico emanado de los espítus inmundos y de Satanás y su corte de demonios luciferinos.
Terrible realidad que asusta ya a los católicos de España y Francia.
El autor está preparando un libro dedicado a la masonería y la homosexualidad, ritos siniestros, etc.

Masaonería, Satanismo y Exorcismo.
http://www.libreriacastellana45.com/masoneria-satanismo-y-exorcismo-ricardo-de-la-cierva.html