miércoles, 8 de agosto de 2007

EL GENOCIDIO DE LOS ABORIGENES ARGENTINOS QUE EL INDEC IGNORA



Parece que la política de eslóganes del progresismo y del socialismo ya no se hacen más eco de los problemas que aquejan a la población como la desocupación a gran escala o como la desnutrición más atroz. Nunca tampoco han hecho nada por solucionarlos, dado que siempre apelaron a su prosa intelectual sin bajar al llano, seguramente platicando desde el púlpito o el cafetín. Y los aborígenes argentinos, a quienes reivindicamos desde la Agrupación Patriótica AURORA, se mueren de hambre en el país de la comida, allí en sus ranchos pobres y sin recibir jamás ayuda alguna de las diversas administraciones liberales o progresistas que se sucedieron con notable alternancia desde 1955 hasta la actualidad.

Es un hecho innegable entender que al progresismo acultural del país nunca le interesó el destino de sus tan proclamados -en la batería de eslóganes- "pueblos originarios", y el hecho redunda en estos tiempos de progresistas multimillonarios que fomentando la realización de recitales y alguan que otra movilización "en favor de las culturas aborígenes", por otro lado tapan con cifras dibujadas, irreales y antipopulares los balances que arroja la depredada economía nacional... la misma que desnutre a los olvidados.

Ahora no solamente se inventan cifras sino que, lo peor, aquello obtenido por el monocultivo de la soja queda, como siempre, en unas pocas manos. Allí, compartiendo el festín con la oligarquía agrícolo-ganadera local se hallan los progresistas multimillonarios, partícipes ineludibles, por otra parte, del saqueo argentino de las décadas de 1970, 1980 y 1990.

Las 11 muertes por desnutrición que sufrió durante el pasado mes de julio la comunidad Toba en la Patria demuestra, además de un abandono criminal hacia dicha etnia, su última embestida para no reconocerle nunca más el papel que el aborígen jugó en las gestas independentistas o bajo gobiernos federales como el de Juan Manuel de Rosas, o bajo las administraciones de Juan Facundo Quiroga, José Gervasio de Artigas, etc. Quiere decir que el genocidio democrático emplea frases y eventos "culturales" para decir que se ocupa de los indígenas, por un lado, pero por el otro los hambrea y les aniquila su memoria colectiva dado que se están muriendo los últimos miembros aborígenes que quedan en pie. Reparemos en algunos otros datos.

Los medios dieron a conocer la muerte por desnutrición de 2 o 3 aborígenes Tobas, únicamente, pero fueron once los que se fueron, sin contar, por supuesto, con aquellos decesos que van en camino a concretarse. Pero, ¿nos hemos hecho una idea de cuántos aborígenes y argentinos están por morir de hambre además de los Tobas chaqueños? ¿Y los subversivos organismos de "DD.HH." no ven lo que pasa? ¿Por qué permiten el genocidio que los "pueblos originarios" sufren en el Siglo XXI? Hay veces que le quieren tapar al pueblo el sol con la mano...



Aportes de los aborígenes del territorio patrio. Época previrreynal y primer federalismo criollo


Es injustísimo olvidar el noble aporte de las tribus aborígenes de la Patria que ofrendaron lo mejor de sí junto a los próceres de la nacionalidad. Uno de ellos fue el Cacique guaraní Andrés Guacurarí, uno de los mejores exponentes que ayudó al padre del federalismo argentino, José Gervasio de Artigas. Corría enero de 1817 cuando Artigas se batía a muerte en la Banda Oriental con las tropas invasoras portuguesas, en una guerra despareja y con muchos oidos sordos desde Buenos Aires. A su paso, las preparadas tropas lusitanas bajan desde los actuales territorios de Misiones, Corrientes, etc., destruyendo todo cuanto pueden. En esa ocasión dijo el Padre del federalismo criollo: "Nuestra existencia política estaba minada por la intriga de los portugueses y en ellas también estaban comprendidos los gobernantes de Buenos Aires".

Ante esta intriga, el "Protector de los Pueblos Libres" contaba al cacique Andrés Guacurarí como su lugarteniente, y la función que cumplía entonces era advertirle al prócer cualquier avance de los invasores. Las crónicas relatan que mientras pudo, Andresito hizo frente con sus montoneras guaraníes a los oficiales portugueses-brasileños que iban por Artigas.

Fue a partir de enero de 1817 que se dispuso la total destrucción de los pueblo misioneros. Pero fue tan grande y olvidado el aporte del cacique que en Yapeyú, Corrientes, 500 de sus indios atacaron al Comandante Aranda, batiendo en la ocasión al lusitano Mayor Gamas Lobos, quien contaba con una fuerza de 300 hombres, cuyos restos debieron huir junto al brigadier Francisco dos Chagas Santos. ¿Quién recuerda este hecho?

El Coronel (R) del Ejército Argentino Jorge L. Rodríguez Zía, destacó en un trabajo simple pero contundente titulado "Indios Luchando por España", el cual poseemos en nuestro archivo, una serie de hechos protagonizados por los pueblos aborígenes antes de conformarse el Virreinato del Río de la Plata, es decir, en tiempos de la despreciable "Leyenda Negra" aclamada por la impresentable verba de la ultraizquierda. Uno de ellos dice lo siguiente:


"En el año 1679 (...) los portugueses entraron furtivamente a poblar la Colonia del Sacramento y, llamados los indios guaraníes por el gobernador de Buenos Aires, se aprestaron en once días 3.300 armados y bajaron con 4.000 caballos, mucho equipaje y municiones, sin embargo de las 200 leguas, a la provincia de Buenos Aires, donde sólo pudieron juntarse 300 españoles; dieron el asalto a la Plaza y la tomaron con muerte de 200 portugueses, haciendo prisioneros a todos los demás".

En otra batalla, otra que da por tierra con la "leyenda negra" de la España "genocida", rescatada por el Coronel (R) Rodríguez Zía expresa que la actual ciudad capital de la República Oriental del Uruguay, Montevideo, se logró fundar gracias a los indígenas guaraníes:

"En el año 1726, han intentado extenderse (los portugueses, se entiende) y poblar por la parte del Sur, hacia el Río de la Plata, y en el Río Grande, donde han fortificado varios parajes. En el año 1726 pasaron a poblar Montevideo, de donde con el auxilio de 3.000 indios guaraníes (Felipe V de España) les arrojó el Teniente General D. Bruno de Zavala; y el señor D. Felipe V mandó fundar la ciudad y construir la fortaleza de este nombre (Montevideo)".

Recordemos que Portugal desde 1707 se constituyó en aliado de Gran Bretaña, y que su corona desde finales del Siglo XV tiene hombres conversos, es decir, de origen hebreo... Ya hablaremos sobre este tema en otra oportunidad.

1 comentario:

Lucho dijo...

compatriotas de AURORA muy buena la nota. .No se olviden de SW -y sus valijas con cocaina que iban de Bs. As. a Madrid y de SKANSKA.

VIVA LA PATRIA
VIVAN SAN MARTIN ROSAS Y PERON!!!