lunes, 17 de octubre de 2011

TABARE VAZQUEZ, ESE MASON QUE NO QUEREMOS VER




En la página 33 de El Gobierno Universal (1946), escrita por Justo Pacífico, pueden avistarse algunas similitudes entre el Socialismo/Comunismo con la Masonería, expresando que ambas llegan a cometer su fin con la implantación de un gobierno universal. Éste se concreta con actores más o menos conocidos, que son los mismos que, en último término, han manejado y dominan la alta finanza, el marxismo y las graduaciones máximas de la internacional masónica, en especial a aquellas logias donde no tienen acceso los “gentiles”. Hasta aquí, nada nuevo.

La Masonería tiene un inequívoco carácter ‘Internacional’, y así actúa en consecuencia. Los masones son ‘Hermanos’ por antonomasia, constituyendo el planeta Tierra, para ellos, un único país que está dividido en ‘Orientes’ y éstos, a su vez, en jurisdicciones que terminan en sus respectivas ‘Logias’ o ‘Talleres’. Un número mínimo de 7 masones ya puede ser considerado como ‘Logia’. Cada estadio tiene sus Consejos, sus Ritos y sus Grados, éstos últimos los cuales varían de acuerdo a los anteriores (Ritos). Dentro de este sistema diabólico –Satán es Inspirador y Jefe de Derecho de la Masonería, sugiere el Padre Meurín en su documentada obra La Simbología de la Masonería-, se ubica un progresista, el hoy ex presidente de la República Oriental del Uruguay, Tabaré Vázquez.

Fue iniciado Vázquez en el año 1987 en la Gran Logia de la Masonería del Uruguay. Allí, cultivó la amistad con un dirigente colorado (el miserable general Fructuoso Rivera y el degollador general Venancio Flores fueron hombres del Partido Colorado durante el siglo XIX) llamado Oscar Magurno, el cual lo acompañó durante buena parte de su mandato como presidente uruguayo.

Magurno
“es un hombre polifacético: está vinculado al deporte a través del Club Nacional de Fútbol y de Welcome, a la política a través del Partido Colorado, a la actividad empresarial y médica a través de la Asociación Española, es integrante de la Masonería y además buen amigo de los representantes de la comunidad religiosa liderada por el Reverendo Moon…”, afirma Fernando Amado en En Penumbras. La Masonería Uruguaya (1973-2008).

No fueron azarosas las palabras vertidas últimamente por Vázquez cuando afirmó que estaba decidido a emprender acciones bélicas contra Argentina por la pastera “Botnia”. En 2006, a dos años de iniciado su mandato presidencial, de los 16 generales que revistaban en el Ejército del Uruguay, diez eran masones. En último término, todo el generalato, masónico y no masón, había asumido su compromiso de actuar bajo el ala y ayuda del criminal de Guerra, George W. Bush.


“El diario El Observador en su edición del 31 de marzo de 2007 afirmaba: “Fuentes militares dijeron que desde que asumió este gobierno [el de Tabaré Vázquez] es impresionante la cantidad de militares que pidieron ingreso a la Masonería, claramente como un intento por lograr mejores promociones en su profesión”, se lee en la obra de Fernando Amado. El mismo periódico agregaba que “de alguna forma, esa idea fue alentada luego [de] que varios coroneles masones ascendieran a generales, y [de] que generales masones fueron puestos por Tabaré Vázquez al frente de la Aviación, la Marina y, en su momento, del Ejército”.

Manchadas bajo el signo de la masonería, las FF.AA. están condenadas, desde el vamos, a su más absoluta disolución, sea aquí, en Uruguay o en Camerún. Los criterios que sobre la materia manejan los socialistas y los logiados son casi idénticos. El socialista argentino Gregorio Pinto, expresó el 1° de mayo de 1908 un discurso encendidamente antimilitar y antinacionalista: “El militarismo que defiende la Patria: ese baldón de ignominia sustentado por la soldadesca bajo el pendón azul y blanco del que nosotros renegamos y maldecimos. Nosotros tenemos otro emblema, el rojo, que por la violencia y la lucha que sintetiza, ha de redimir al mundo”. Al compararlo con distintas opiniones de masones declarados, notaremos que nos hablan de su rechazo a las instituciones militares. Para botón de muestra, valga lo dicho por el masón francés Dupont: “Cuando los clericales dicen que nosotros no queremos ni gobierno, ni ejército, ni religión, dicen la verdad”.

Para poder menguar la influencia de la internacional a la cual pertenece, Tabaré Vázquez cada vez que intentó acercarse a la Iglesia Católica uruguaya lo hizo escudándose en su esposa, ferviente católica, al igual que su hijo, un ex seminarista. Igualmente, nada puede quitarle a Vázquez el hecho de saberse masón. Él puede tener lazos y lealtades con ‘hermanos’ tales como Jacques Chirac o como John Kerry (ex candidato a presidente de los EE.UU., miembro de la logia Skull & Bones de la Universidad de Yale).

Prototipo del político sudamericano hijo del Nuevo Orden Mundial, Vázquez calza perfectamente bien dentro de los cánones con que se maneja el Estado Moderno, engendro que, tal como lo sostiene el sabio Padre Leonardo Castellani, nace de la siguiente marcha dialéctica:

TESIS: “Monarquía Absolutista, Jacobo 1° y Luis XIV”;

ANTITESIS: “el Estado Liberal o sea el democratismo de Rousseau [padre ideológico de la masónica Revolución Francesa de 1789, agregamos], que en el fondo es anarquía y que como reacción al “derecho divino” de los Reyes negó hasta el Derecho natural de los individuos. El comentario histórico de esta doctrina es la Revolución Francesa – en lo que tuvo de Revolución…”;

SINTESIS: “el Estado Despótico. Es una síntesis, como hemos dicho, de tiranía y anarquía. De tiranía porque ignora el derecho natural y pasa por encima de la persona humana. Ejemplos: el monopolio de la enseñanza, la inflación de la moneda, la ley de herencia, la mentira como instrumento de gobierno, el fraude electoral, el estado comerciante, la suspensión de todas las normas jurídicas que protegen los bienes, la libertad y la vida de las personas. El particular, sobre todo si es pobre, está enteramente desarmado frente al monstruo; y no es protegido ni siquiera por la religión establecida, la cual muchas veces pacta con el monstruo, para evitar mayores males. (?)”. Estas palabras las esbozó Castellani en noviembre de 1973… ¿Le suenan? ¿Estado kirchnerista, año 2003-2011? Un adelantado, nuestro religioso olvidado.

EL FESTEJO VERNACULO: ¿NADIE SABIA NADA?

Cotejando que Tabaré Vázquez resulta, por ende, una marioneta de molde calcado de estos tiempos de panópticos y sinarquistas, surgido, por otra parte, en una etapa en la que abunda la pusilanimidad política, no debe resultar extraño el fervor que despertó su triunfo eleccionario de octubre de 2004.

Con letras catástrofes, el título del diario “Crónica” (de Buenos Aires) del 1° de noviembre de 2004, fue:
“NADIE SE PERDIO LA FIESTA POR HISTORICO TRIUNFO DE IZQUIERDA”. Y allí aparecía una foto de Tabaré Vázquez y su esposa asomados en el balcón del montevideano Hotel Presidente, saludando a la militancia del Frente Amplio. ¿Histórico triunfo de la izquierda uruguaya? ¿Acaso no sabían que las izquierdas tienen un lugar privilegiado –y asegurado- en la repartija de gobiernos que el capitalismo internacional les proporciona? Esta realidad es más notoria desde 1945.

En un apartado, el mismo periódico argentino intitulaba:
“Satisfacción en el Gobierno Argentino”. Veamos la alegría que manifestaban los políticos kirchneristas por la “histórica” asunción del masón Tabaré Vázquez en Uruguay:

“El Gobierno argentino recibió con “satisfacción” el histórico triunfo alcanzado en Uruguay por el líder del Frente Amplio, Tabaré Vázquez. La evolución del escrutinio uruguayo fue seguido por el presidente Néstor Kirchner desde la localidad santacruceña de El Calafate, en compañía de su esposa, la senadora Cristina Fernández, y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, precisaron las fuentes.

En el seno del Ejecutivo Nacional existe la “certeza” de que la llegada al poder del centroizquierdista Vázquez optimizará los vínculos entre la Argentina y el Uruguay, además de que “potenciará” la presencia del vecino país a nivel regional. La predilección de Kirchner por el médico oncólogo electo fue en el transcurrir del tiempo un secreto a voces en el seno del Gobierno y así quedó ratificado en el último encuentro que mantuvieron en la Casa Rosada. De cualquier manera, el Jefe de Estado en todo momento se movió con prudencia y evitó exteriorizar su punto de vista para guardar las formas, de igual manera que lo hizo cuando fue plebiscitado el gobierno de Hugo Chávez, en Venezuela. Sólo el canciller Rafael Bielsa se animó a superar ese límite de prudencia en declaraciones periodísticas que llegaron a valer una queja del gobierno del Uruguay. Según las fuentes, el Gobierno argentino y la futura gestión uruguaya “ya vienen proyectando acciones comunes”, pensándolas ad referéndum del resultado que se produjo ayer.”


¿Ningún kirchnerista traidor recuerda estos sucesos y actitudes? De resultas, ahora todos se hacen los estúpidos y no quieren reconocer que Tabaré Vázquez es de izquierda (un comentario similar, se le oyó decir al dúplice periodista Osvaldo Barone, de “6,7,8”, quien se salía de la vaina por argumentar que Vázquez es “de supuesta izquierda”). Pero más doloroso aún le resulta a la clase política local, el tener que admitir, una vez más, que un político de izquierda habla “cara a cara” con un ultraliberal y ‘halcón’ como George W. Bush, ex presidente del imperialismo al cual las izquierdas dicen “combatir”… Y no se trató de cualquier charla: el izquierdoso oriental le fue a pedir ayuda o asesoramiento militar ante un posible conflicto armado contra la Argentina. Una bicoca…

En marzo de 2005, el gobierno de izquierda de Tabaré Vázquez “decretó el primer tarifazo de su breve gestión incrementando en más del 9 por ciento el costo de la electricidad y abriendo las puertas para aumentar el 8 por ciento los combustibles”, redactaba “Crónica” el 1° de abril de aquel año. ¡Ahí estaban los Tupamaros aumentando las tarifas al pueblo uruguayo! ¡Bravo!

El tema “Botnia” es apenas un caso que ha visto la luz, la superficie, y que delata la profunda connivencia económica y política de fines que tienen las izquierdas y derechas entre sí. Es cuando reluce, imparable, la Tercera Posición doctrinaria practicada por el teniente general Juan Domingo Perón.

Para redondear que la izquierda es una trampa dialéctica para evitar el surgimiento de auténticas naciones soberanas, válido es transcribir lo que el 6 de noviembre de 2004 afirmaba el analista político y ex director de “The Buenos Aires Herald”, James Neilson:
“Aunque muchos militantes del Frente Amplio, en especial los de origen tupamaro, no pueden sino fantasear con gestos épicos –dejar de pagar la deuda pública, por ejemplo-, los más saben que una vez pasado el momento de euforia tendrían que convivir con las consecuencias nada gloriosas de su rebelión contra el orden establecido. Por eso, en el transcurso de su campaña proselitista Vázquez hizo hincapié en su moderación y su sentido de la responsabilidad. El suyo, promete, será un gobierno respetuoso de los mercados…”.

Cuando murió (¿o fue ultimado?) Néstor Carlos Kirchner, ese mismo 27 de octubre de 2010 recibió salutaciones póstumas de la Masonería de Rumania. El anuncio, decía: “El día 27 de octubre de 2010 queda en la historia de la nación como un día de luto para un entero país y un entero continente. El paso al Eterno Oriente de Su Excelencia Néstor Carlos Kirchner, Secretario General de la Unión de Naciones Suramericanas y ex Presidente de la República Argentina, despierta en los Hermanos argentinos sentimientos que Néstor Kirchner ha sembrado en el espíritu de la Argentina después de la crisis social y económica que esta nación pasó a principios del siglo 21”. Como aclarábamos al inicio, entre ‘hermanos’ se protegen, se cuidan. Nadie nunca había dicho que Néstor Kirchner también era masón como el belicista Tabaré Vázquez. Ambos dos, sabían perfectamente bien quiénes eran y cómo pensaban. Ahora viene la “sorpresa”: ¡Vázquez “no era de izquierda”!, alegan para la turbamulta.

Y, mientras, la tribuna parcialísima del programa “6,7,8”, y los frustrantes panelistas de “Duro de Domar”, aplauden como monigotes…

1 comentario:

Malkov Malkavian dijo...

Lávese la boca antes de desinformar de tal manera por favor. Si usted tuviera un alma verdaderamente solidaria no escribirá en su propio conocimiento y opinión, y aun más estaría en la calle ayudando en vez de señalando.